Editorial

Blasfemias liberales

Algunos liberales se quejan [1] de que occidente se está sometiendo a las leyes de la blasfemia. Cuando en realidad ya quisiéramos. Arguyen que eso de meterse con las cosas supuestamente santas es una reminiscencia del pasado y estaba siendo completamente olvidado:

En Occidente, la blasfemia como delito penal lleva siglos considerándose en general una reliquia del pasado. En una sociedad mayoritariamente atea, pocas personas se ofenden por los comentarios o actos blasfemos. Los cristianos no se lanzan sobre los supuestos blasfemos con pistolas y cuchillos, y a las editoriales no les preocupa “ofender” a los cristianos.

Claro, hasta que llegaron los moros [2] y con ellos el escándalo:

Por primera vez desde 1971, Dinamarca va a juzgar a un ciudadano bajo la acusación de blasfemia, después de haber quemado un Corán en su jardín y publicarlo en sus redes sociales con el mensaje: “Tenga en cuenta a los vecinos, apesta cuando arde”.

A juicio del fiscal general danés, Jan Reckendorff, “la quema de libros sagrados como la Biblia y el Corán implica en algunos casos una vulneración de la provisión sobre blasfemia, dedicada al escarnio o desprecio público contra una religión. La fiscalía opina que dadas las circunstancias de este caso, se debe procesar para que los tribunales tengan la oportunidad de adoptar una postura sobre el asunto”.

La mención a la Biblia, sin embargo, tiene más de disimulo que de realidad, puesto que los poderes públicos nada hicieron cuando en 1997 la radio pública danesa contrató a un ‘artista’ para que quemara una Biblia, acción que fue luego transmitida por la televisión pública, sin que nadie resultara encausado pese a las protestas y a que la Fiscalía lo investigara.

Luego los liberales nos siguen poniendo mas ejemplos similares en otros países como el Reino Unido, Noruega y Canadá, cuando en realidad no hace falta irse tan lejos:

Ni siquiera en el caso de la concejal portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, que irrumpió en una capilla semidesnuda durante sus años universitarios, acción de la que ha salido indemne.

En España, otros muchos ataques a los sentimientos religiosos o han quedado impunes o, en todo caso, han sido organizaciones de la sociedad civil las que los han denunciado ante la pasividad de los poderes públicos en los últimos años: la exposición de Abel Azcona en Pamplona, las pseudoprocesiones feministas en ciudades como SevillaMálaga o Madrid, o el montaje ganador del concurso de Drag Queen de  Las Palmas.

Y ya vamos perdiendo la cuenta de casos, como el penúltimo del doble rasero [3] que se aplica a sarracenos y católicos cuando se les lanzan bengalas:

Antifascistas atacan la catedral de Bilbao durante la misa

Un grupo de radicales de extrema izquierda irrumpió en la tarde de ayer en el templo católico, durante la celebración de la Eucaristía, para lanzar bengalas de humo contra los feligreses, que tuvieron que desalojar el lugar.

Los atacantes marchaban en una manifestación del movimiento okupa de Bilbao y produjeron otros actos vandálicos en la zona, como destrozos de mobiliario urbano y quema de contenedores, siendo necesaria la intervención de los bomberos.

Los agresores fueron identificados por la Ertzainza, quedando posteriormente en libertad.

Curiosamente, el hecho de encender bengalas en el interior de una catedral católica llena de parroquianos ha pasado prácticamente desapercibido ante medios e instituciones, mientras que encenderlas en un puente a 100 metros de una mezquita vacía, como hicieron miembros del Hogar Social Madrid tras los atentados de Bruselas de 2016, fue una acción ampliamente criticada y difamada por la prensa, censurada por los partidos y perseguida por la policía, llegando incluso a ser tachada de “delito de odio” por la fiscalía de Madrid.

Los amos del mundo y la religión del hombre

Todo esto no es mas que uno de los múltiples síntomas que delatan la estrategia que los tenebrosos amos del mundo tienen planteada para seguir destruyendo occidente y lo que quede de cristiandad, y por cierto también de la raza blanca (plan Kalergi). Porque para poder tener el control total primero hay que barrer a la resistencia, a todo lo que se pueda oponer. Y al poder global omnímodo del Demonio y sus adláteres los masones, sionistas y demás prendas lo que se le opone es precisamente eso, la cristiandad y todo lo que ésta representa y por lo que está representada, y la tienen que barrer de forma contundente.

No nos confundamos: los enemigos de los hombres, que son los mismos enemigos de Dios, son aquellos que paradójicamente se proclaman como los mas firmes defensores de la humanidad, al punto que han elevado su devoción a la categoría de verdadero culto: la religión del hombre. Lo cual es gnosticismo y nos sitúa de nuevo en el Edén, en el Árbol del Conocimiento, en la tentación primera, en los primeros padres, en la Serpiente Antigua, en la gran mentira de la emancipación y autonomía del hombre: seréis como dioses.

Es decir, los de la religión del hombre son los mayores enemigos del hombre, pues habiendo sido este creado por la Verdad y para la Verdad ellos a quienes sirven es a la mentira y al Mentiroso, mediante obras tenebrosas urdidas en oscuros cubiles y pergeñadas en contra de la verdad, cual es la absoluta dependencia que tiene el hombre de Dios, que siendo el Ser mismo ha dado el ser a toda criatura y la mantiene en la existencia con su Gracia. La religión del hombre viene a ser, pues, el fuego de la rebelión última del hombre contra su Creador, atizado y avivado por los mismísimos fuelles del Infierno.

Por eso es erróneo pensar, como hacen los liberales, que lo que molesta a los esbirros del Anticristo es la tan cacareada Libertad, la libertad liberal, valga el juego de palabras. Esa misma Libertad proclamada como derecho humano que no es mas que un engendro de la masonería, como lo es el mismo liberalismo de donde todo procede (incluyendo el marxismo, comunismo, socialismo…). La democracia y su libertad liberal es la misma proclamación de la emancipación del hombre que nos retrotrae, en estos tiempos finales, al principio de nuestra historia, la historia de la humanidad en el jardín del Edén. Con la democracia y sus falsas libertades y sus falsos derechos humanos masónicos que vienen a sustituir – solve et coagula – a los derechos y mandamientos de Dios. Parece como si hubiéramos estado caminando en círculo para al final llegar al mismo punto de donde partimos, para de ahí comenzar de nuevo: Ecce nova facio omnia.

Los amos del mundo contra la Cristiandad

No, no es la Libertad masónica lo que obstaculiza el advenimiento del Anticristo y sus promesas de paz y seguridad (I Tes 5, 3), eso sería una contradicción. Es todo vestigio de Verdad, que ha brillado para nosotros con toda su fuerza en la luz de la Santa Religión Católica, y que se ha reflejado socialmente y hasta ahora en lo que un día fue la cristiandad, hoy en la práctica casi extinguida. El katehon por tanto a nivel social viene a ser la cristiandad y todas sus formas de expresión, desde la racial hasta la cultural, y por eso de lo que se trata es de aniquilar la cultura cristiana europea, sus costumbres, sus tradiciones, su raza y su etnia, etc…

Y por eso nos encontramos de nuevo con la misma vieja táctica del Demonio: solve et coagula. Quitar lo cristiano y a los cristianos para poner a lo moro y a los moros, como compensando para diluir y destruir. De ahí (entre otros motivos de menor rango) las dobles varas de medir con la blasfemia, con la invasión, con las ayudas sociales, con todo… Porque es necesario que la religión cristiana, y su herencia cultural, y la raza blanca europea disminuyan y eso, entre otras cosas, se logra haciendo que aumente la religión islámica que es la que está mas a mano y además es la mas agresiva de todas (excepto en la teología, superada en agresividad por el fariseísmo talmúdico). Por eso se la favorece siempre y en todo, por eso los dobles raseros.

Y no, a ver si lo vamos entendiendo de una vez por todas, no es que Europa va a acabar siendo islámica: eso no va a suceder jamás. Los mismos que no creen en la Religión, ni creen en el hombre, y en apariencia mucho menos en Dios (cuando en realidad conocen a Dios, pero lo odian), los mismos que han conseguido eclipsar a la Iglesia y adulterar a los ojos de casi todos la Santa Religión Católica, es decir, los mismos que han conseguido enturbiar la luz de la Verdad tras un velo de humo tenebroso, esos mismos no van a permitir que se les vaya de las manos la operación de invasión islámica que vienen montando desde hace décadas.

Ellos profesan, y están imponiendo a todos, la religión del hombre, no lo olvidemos, en la que la gloria es para el hombre, en la que no hay mas dios que el mismo hombre y en la que no hay mayor glorificación del hombre que sus avances tecnológicos, sus descubrimientos científicos, su conocimiento, su filosofía y todas sus tradiciones culturales entre las que se encuentran toda la diversidad de creencias religiosas y todo lo que ello ha significado a lo largo de la historia de la humanidad: civilizaciones, esquemas de pensamiento, templos, costumbres, etc… . El que haya religiones y se adore a supuestos dioses, una creación mas del hombre, es una de las formas de glorificar al mismo hombre, es una de los mayores dogmas de la religión del hombre.

Y a estas alturas ya qué mas va a dar que la única verdadera religión siga existiendo si su existencia está reducida a la mínima expresión, es minoritariamente profesada (la religión católica tradicional, pre-conciliar en una Iglesia Católica aun sin eclipsar) y además la que la viene a eclipsar es profesada de forma defectuosa (neo-catolicismo conciliar, que es la herejía modernista de la iglesia conciliar). Y por si fuera poco todas, incluyendo la Verdadera, puestas al mismo nivel pues ninguna es la verdadera ya que, al no haber otro dios que el mismo hombre, son todas falsas. ¿Vamos entendiendo ya quién es, qué es lo que pretende y a quién sirve cierto hombre venido del fin del mundo – según propia confesión – y que viste de blanco? Y lo mismo para sus predecesores de la iglesia conciliar.

La enfermedad liberal

No. Europa no será musulmana, no lo permitirán los mismos que han traído a los musulmanes. Será liberal, aparentemente relativista, como hoy día, adorará al hombre en primera instancia y en última instancia adorará al Anticristo cuando éste se manifieste personalmente. Habrá musulmanes, habrá cristianos, habrá ateos y agnósticos, y habrá toda opción de género sexual, y los que adorarán al fútbol o a su propio ombligo si así lo desean o al mismo Satanás o a lo que cada uno le venga en gana, pero todos sometidos a la Bestia, sabiéndolo de modo mas o menos consciente, pero sabiéndolo. Esa es ni mas ni menos la idea.

Por todo ello no deja de resultar algo gracioso que los mismos conservadores, que son unos liberales, se quejen de la recuperación de las leyes de blasfemia aunque de forma parcial. Lo que les molesta es esa parcialidad, esa doble vara de medir, porque ellos lo que quieren es que blasfemar salga gratis siempre y para todos los casos, en absoluto les molesta que se pueda blasfemar contra el verdadero Dios, contra su verdadera Religión. Porque sencillamente son liberales y se parecen mas a enfermos moribundos a los que jamás les preocupará su enfermedad siempre y cuando no falten sedantes y anestésicos en grandes cantidades.

Los liberales están encantados con su enfermedad y, acostumbrados a tantos mórbidos años de anestesias y calmantes, se han vuelto verdaderos drogodependientes. Ya solo aspiran a seguir esnifando la raya de droga liberal de cada día. No les importa su enfermedad,  nunca les importó, y por eso nunca se resistieron a la misma sino que se entregaron a sus desastrosas consecuencias como los auténticos crápulas que son.

Resistencia y Cristiandad

Precisamente por eso, porque se trata de una cuestión de resistencia por parte nuestra, es que decíamos al principio que ya quisiéramos que occidente estuviera sometida a las leyes de la blasfemia, como se quejan los liberales, pero nosotros hablamos de la auténtica blasfemia, que es la ofensa a Dios verdadero en su única y santa verdadera Religión que es la Católica, sin confundirnos con la adulteración conciliar. Que proferir blasfemias contra el verdadero Dios estuviera legalmente perseguido sería un síntoma de extraordinaria vitalidad sobrenatural en la sociedad, en la que el Demonio con sus masones, sionistas y demás esclavos poco podrían hacer. Por eso, entre otros motivos, la Edad Media fue tan grande y luminosa en realidad, y por eso es juzgada por los modernos, liberales, hijos del siglo abyecto, como época de oscuridad: porque ellos son hijos de Lucifer.

Así pues, de resistir se trata que no es poco por mas que poco mas se pueda hacer actualmente. Y como de todos se puede aprender algo aprendamos del enemigo. Hagamos como Gramsci pero a la inversa y si lo que el Enemigo quiere hoy es primordialmente finiquitar la cristiandad entonces apuntalemos la cristiandad y todo lo que esta trae consigue pero haciéndolo desde abajo, desde la base. Si no quieren Religión verdadera pues démosles dos tazas. Y el acto de rebeldía contra los anticristos empieza por uno mismo, es interior. Si no quieren que recemos: pues Rosario diario; si no quieren que creamos: pues testimoniemos nuestra Fe; si no quieren que practiquemos: pues practiquemos; si no quieren que sepamos: pues aprendamos; si no quieren que vayamos a Misa: pues no faltemos ni un solo domingo ni fiesta de guardar, y no a cualquier Misa sino a la de verdad, la tradicional; si no quieren que confesemos: pues confesión general y confesiones periódicas; etc… Y por supuesto luego vamos y se lo contamos al vecino, para que se apunte.

La forma de combate hoy, la estrategia, es de resistencia y de cambio, empezando por el cambio interior. No podemos esperar que las cosas cambien si nosotros mismos seguimos haciendo las mismas cosas de siempre y seguimos dejándonos enredar en las mismas astutas telarañas liberales de siempre. Es hora de volver a lo nuestro y de hacerlo con profundidad y con todas las consecuencias. Es hora de afrontar y de ofrecer sacrificios verdaderos, empezando por los interiores. Es hora de reclamar, reivindicar y defender nuestra cristiandad sin mayores cálculos y empezando cada uno por sí mismo. Es hora de que volvamos a nuestra catolicidad y lo hagamos con contundencia, y eso quiere decir profesar la Religión Santa y Verdadera que, insistimos, es hoy día la gran desconocida y que está mucho mas allá y muy por encima de la adulteración conciliar que nos han colado y con la que nos vienen intoxicando los liberales infiltrados en la estructura temporal de la Iglesia desde aquel fatídico Concilio Vaticano II con su misa protestantizante. Si ellos gritan: ¡non serviam!; nosotros proclamemos con mas fuerza: ¡Viva Cristo Rey! Si ellos gritan: ¡muerte al hombre blanco!; cantemos nosotros mas fuerte: ¡Viva la Patria! ¡Arriba España! Recordando que ser español consiste en proclamar el reinado social de Cristo para que, entre otras cosas, nadie se vuelva a atrever a blasfemar contra el Dios verdadero en Su Santa Religión.

Quis ut Deus?

[1] Gatestone Institute
[2] Actuall
[3] Despierta Info

Anuncios

Un comentario sobre “Blasfemias liberales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s