Actualidad

A fondo: El Supremo ruso declara grupo extremista a los Testigos de Jehová

El Supremo declaró como organización extremista el ‘Centro de Dirección de los Testigos de Jehová en Rusia’ y resolvió prohibir su labor en el territorio del país”, dijo el juez Yuri Ivanenko.

El ‘Centro de los Testigos de Jehová’ puede recurrir el fallo del Supremo y en este caso la disposición sobre la prohibición no entrará en vigor mientras el juez examine el recurso de apelación.

Entretanto, el Ministerio de Justicia, que interpuso la demanda de prohibir a los Testigos de Jehová en Rusia, ya suspendió el trabajo del ‘Centro’ hasta que el Supremo dicte el fallo definitivo.

Los Testigos de Jehová son una organización religiosa internacional que comparte numerosos preceptos de las corrientes no ortodoxas del cristianismo pero que basa sus creencias en un entendimiento propio de la Biblia.

Fundado en 1881 en la ciudad de Pittsburgh, EE.UU. por el pastor estadounidense Charles Taze Russell, cuenta actualmente con 8 millones de seguidores a nivel mundial —unos 175.000 en territorio ruso. Su principio doctrinario se basa sobre la creencia del establecimiento de un paraíso en la Tierra, al que tendrán acceso únicamente 144.000 seres humanos, conocidos como ‘los ungidos’.

Investigan los pasajes bíblicos, pero rechazan algunas de sus prácticas, creen en la vida y la resurrección de Cristo y utilizan cierta terminología cristiana. Asimismo, prohíben a sus miembros el consumo de alcohol y de drogas, no reconocen las instituciones, así como tampoco algunas obligaciones civiles ni algunas de sus prácticas como el divorcio, el servicio militar o la transfusión de sangre, y exigen una sumisión total a la voluntad y los objetivos de la organización.

Algunos expertos, incluidos los rusos, consideran que la organización es en realidad una secta.

La organización religiosa regularmente ha tenido problemas con la ley: desde el incumplimiento de decisiones judiciales, hasta penas por posesión de materiales extremistas.

Svetlana Borísova, portavoz del Ministerio de Justicia, dijo que los Testigos de Jehová además de distribuir textos extremistas atentan contra la vida por su negativa a la transfusión de sangre.

Uno de sus exmiembros había denunciado recientemente a este grupo como un culto que “trata de controlar las emociones, el pensamiento, la información y el comportamiento de las personas” y acusó a sus dirigentes de llevar a cabo prácticas que menosprecian el papel de la mujer en la familia.

Este 20 de abril el Tribunal Supremo, además, incautó los bienes del ‘Centro de Dirección de los Testigos de Jehová’.

En Rusia los Mormones y la cienciología tuvieron el mismo destino.

Testigos alzan la voz

El Tribunal Supremo de Rusia ya escuchó los testimonios de cuatro ex miembros de la organización religiosa quienes afirmaron haber experimentado un “control total”.

Una de las comparecientes de San Petersburgo, Natalya Koretskaya, informó al tribunal que desde 1995 hasta 2009 había pertenecido a los Testigos de Jehová. Ella relató que todos los miembros de la organización “viven bajo el control total del centro administrativo”.

“Los líderes controlan formalmente la observancia de las normas canónicas, pero en realidad se trata de un control total de la vida personal de una persona: de su vida íntima, de su formación, de su trabajo”,

explicó, citada por medios locales.

El segundo declarante, Pavel Zverev, informó al tribunal que se había convertido en miembro de los Testigos de Jehová cuando tenía 16 años y no tuvo acceso a la educación superior bajo la presión de los líderes de la organización.

“Se cree que la educación superior no corresponde a los intereses de la organización y es inútil. Como resultado, me quedé sin educación y sufro mucho por eso”,

dijo el hombre, que trabajó voluntariamente como cocinero en el centro administrativo.

Otros dos testigos también afirmaron haber sufrido un control excesivo de la vida personal en la organización y si la abandonaban les prohibían mantener relación alguna con los otros miembros. Además, se quejaron de depresión y addición al alcohol.

A su vez, los representantes de Testigos de Jehová han acusado a los comparecientes de prepararse para los testimonios judiciales de antemano. “Vemos que hacen declaraciones basándose en los materiales escritos, repitiendo los argumentos de la así lamada literatura sectaria”, dijo el abogado.

No se puede esconder la verdad

Entretanto, no todas las funciones de los Testigos de Jehová son tan inocentes como afirman sus líderes.  Así, por ejemplo, el diario ruso KP logró obtener un curioso documento que contenía instrucciones de  los dirigentes de la organización  para proporcionar una presión externa sobre el proceso legal y minimizar las pérdidas potenciales. La principal herramienta es una campaña de cartas, organizada por la sede estadounidense.

Lo más extraño es que aquellas instrucciones llamaban a escribir cartas al presidente de Rusia, al primer ministro, al fiscal general, al ministro de Justicia y al jefe del Tribunal Supremo. Según algunos datos, se trata de decenas de miles de cartas. Mensajes similares se dirigen masivamente hacia las instituciones rusas en el exterior. En América Latina, Kosovo y Mozambique ya han recibido bolsas de correspondencia, informa KP.

“Envíen una carta personal directa a uno o más funcionarios de los que figuran al final de este documento. Junto con la carta, no hay que enviar ninguna literatura. No mencione el nombre de Testigos de Jehová de Rusia”,

reza el mensaje citado por KP.

Los expertos destacan que tales métodos de acción son una prueba de actividades ilegales.

“El documento es  ciertamente auténtico:  es la manera de comunicación de los líderes de los Testigos de Jehová con sus adeptos. Pero, resulta que no todos ellos están imbuidos de la idea de conspiración, y los hechos interesantes de esta índole salieron a la luz. Y así son las sectas totalitarias: conspiración, control estricto de cultistas, recomendaciones voluntario-obligatorias para hacer algo y, por supuesto, la presión sobre el Tribunal en una escala global. No se olviden de las recomendaciones financieras (…). Las recomendaciones para el fraude con buenas intenciones sin duda tienen que provocar interés de las autoridades competentes”,

explicó un especialista en religiones e historiador ruso Román Silantiev.

Los ex miembros destacan que los Testigos de Jehová estimulan fuertemente que todos hagan donaciones, entre ellas de bienes raíces, que se destinan para las actividades de la organización.

Varios blogs y fórums rusos están llenos de quejas, por verificar, de que la organización encuentra a las personas vulnerables y recurre a varios métodos para privarles de sus propiedades.

Se espera que en la próxima reunión, que se realizará el 19 de abril, el tribunal procederá al estudio de los materiales escritos del caso y se celebrarán audiencias orales.

Los Testigos de Jehová son una organización religiosa fundada en 1931 y con sede central en Nueva York. Comparte numerosos preceptos de corrientes no tradicionales del cristianismo y basa sus creencias en un entendimiento propio de la Biblia. En Rusia, el movimiento cuenta con unos 175.000 seguidores, asentados en 2.547 comunidades.

El movimiento basa sus creencias en un entendimiento propio de la Biblia. La organización ya había tenido problemas con la ley en Rusia: desde el incumplimiento de resoluciones judiciales hasta penas por posesión de material extremista.

¿Cuestión de fe o sociopolítica?

El estudioso de la religión, historiador y publicista William Schmidt indica a Sputnik que, para un mejor entendimiento de la situación, es necesario diferenciar entre las ideas que intenta imponer cualquier organización, sea religiosa o no, y la labor que ejerce dentro de la sociedad.

“Las organizaciones siempre intentan alcanzar varios objetivos. Entrando en el contexto sociopolítico, estas pueden exigir la transformación de las condiciones en las que se desempeña la sociedad”.

Rusia es un país secular y, si bien la libre expresión de fe y su tradición cultural están protegidas por la Constitución, esto es válido siempre y cuando esta expresión no traspase los límites de la fe para intentar expandir sus ideales a toda la sociedad.

A diferencia de las múltiples corrientes religiosas ampliamente representadas en Rusia y que hacen llamamientos a seguir sus ideales, dejando siempre la decisión en manos de sus seguidores, muchas de las tendencias denominadas ‘nuevos movimientos religiosos‘ —como los mormones o la iglesia de la cienciología— condicionan la pertenencia a sus movimientos al estricto cumplimiento de sus preceptos, afirma el especialista.

Schmidt advierte que, si bien podría considerarse una exageración el reconocimiento de los Testigos de Jehová como una organización extremista, sus doctrinas, hoy día, exhiben una visión bastante radical del cristianismo.

“Cuando una organización entra en la esfera social y política, esta intenta imponer sus propios principios. De manera que, si esa imposición se mantiene a nivel de ideas, es decir, se aceptan como una fe, a eso se le llama rigorismo. Pero si la organización impone [a sus seguidores] la práctica de esas ideas, a eso se le llama radicalismo”,

prosigue William Schmidt.

En este último caso, cuando un determinado grupo sobrepasa los límites de la fe y pretende alterar las normas establecidas en la sociedad mediante la imposición de sus propias prácticas, su actividad cae dentro de la competencia de las autoridades encargadas de velar por el orden social, aclara.

Violación de la ley contra el extremismo

Antón Andrósov, activista y presidente del movimiento Asistencia de Emergencia Juvenil (AEJ), dedicado inicialmente a combatir la marginación y las tendencias negativas entre la juventud, relató a Sputnik que el proceso contra los Testigos de Jehová en Rusia no es nada nuevo. Antes del litigio en el Tribunal Supremo de Rusia, la actividad de la organización ya había sido prohibida por tribunales de las ciudades de Bélgorod, Stari Oskol y Oriol.

“Un domingo, dos mujeres tocaron a mi puerta a las ocho de la mañana con la intención de hablar sobre Dios. Eran [del movimiento] Testigos de Jehová. Hasta entonces, yo no sabía nada sobre ellos. Eso pasó en el año 2010”.

Desde entonces, Andrósov creó dentro de la AEJ una nueva rama de actividad, dedicada al estudio de las tendencias religiosas y a combatir a las sectas. Además de ser un Estado secular, Rusia es también un país con múltiples tradiciones religiosas, por lo que resulta primordial para la seguridad establecer mediante la legislación las bases para la convivencia pacífica de las diferentes tendencias religiosas.

Los activistas se percataron de que los seguidores del movimiento Testigos de Jehová violan con frecuencia el capítulo III de la Ley Antiterrorista. Este define las condiciones en las que las organizaciones religiosas deben ejercer su actividad misionera.

En particular, la ley establece que el proselitismo debe ser realizado por los clérigos u otras personas autorizadas por la propia organización religiosa, solo en los edificios o terrenos de culto (como los templos, cementerios o destinos de peregrinaje). Y lo prohíbe en lugares de carácter público o en los hogares. Además, se prohíbe estrictamente el proselitismo en las cercanías del lugar de culto de otra tendencia religiosa.

Los activistas del AEJ recopilaban todas las infracciones de este tipo y las trasladaban a la división contra el extremismo del Ministerio del Interior, así como a la Fiscalía rusa. Inicialmente, las autoridades se limitaban a las advertencias sobre la necesidad de prevenir semejantes casos, pero, con la repetición de casos similares, se inclinaron por medidas más drásticas.

Con el tiempo, diferentes personas empezaron a acudir a la AEJ, indicando ser víctimas de las prácticas impuestas por los Testigos de Jehová. Entre los casos revelados por Andrósov, se enumeran los castigos por actividades habituales como pintarse el cabello, recibir asistencia médica o tomar obsequios de personas de otra tendencia religiosa.

“Primero que todo, empezamos a brindarle a las víctimas asistencia legal. Ayudábamos a los afectados a escribir las denuncias a la Policía y la Fiscalía (…) Con el tiempo, comenzamos a expandir nuestra experiencia a otras regiones. 38 regiones diferentes [de Rusia] se interesaron por nuestra actividad y empezaron a realizar campañas de información entre la población para ayudar a las víctimas”.

Si bien la libre expresión de fe es un derecho universal en las sociedades modernas, también es cierto que esta no puede ser disculpa para la práctica de actividades que violan la ley de un Estado secular. Y en cada país soberano, solo un Tribunal tiene la potestad de escuchar a todas las partes involucradas, verificar las pruebas y, solo en base a eso, dictaminar su sentencia.

UE defiende libertad de reunión de Testigos Jehová tras prohibición en Rusia

Mientras tanto, el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) de la Unión Europea (UE) defendió hoy en un comunicado el derecho a la libertad de reunión de los Testigos de Jehová tras la prohibición de Rusia de ejercer la práctica de ese culto.

“Los Testigos de Jehová, al igual que otros grupos religiosos, deben poder disfrutar pacíficamente de su libertad de reunión sin intromisión, tal y como garantiza la Constitución de Rusia y sus compromisos internacionales de Derechos Humanos”,

comunicó la portavocía del SEAE en un comunicado.

La agencia comunitaria reiteró su continua “promoción de la libertad de religión o creencia” como un derecho que puede ser ejercitado por “todo el mundo en todas partes”, basado en los principios de “igualdad, no discriminación y universalidad”, sentencia la nota.

También, afirmó en un comunicado la ministra para los Derechos Humanos en la Cancillería Británica, la baronesa Joyce Anelay:

“Estoy preocupada por la decisión del Tribunal Supremo de Rusia de reconocer a los Testigos de Jehová como extremistas”.

Según Anelay, ese veredicto

“criminaliza la fe pacífica de 175.000 ciudadanos rusos y contradice el derecho a la libertad de creencias, garantizada por la Constitución rusa”.

“Reino Unido llama al Gobierno de Rusia a respetar los compromisos internacionales relacionados con el cumplimiento de ese derecho primordial”.

destaca el comunicado.

Nota: Tradición Digital no necesariamente comparte todas las opiniones expresadas en este reportaje.

Fuentes: Sputnik, RT, Sputnik, Infinita, Liliya Khusainova, Sputnik, Terra.

Anuncios

Un comentario sobre “A fondo: El Supremo ruso declara grupo extremista a los Testigos de Jehová

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s