Editorial

Rusia, Europa, Iglesia y Parusía

El portazo en la cara que le han dado los rusos a los Testigos de Jehová nos ha inspirado algunas reflexiones que queremos compartir con nuestros lectores.

Los rusos siempre tuvieron su propio carácter y lo siguen manteniendo, habiendo quedado claro una vez mas que no les tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones, por mas que digan, critiquen, protesten y pataleen los globalizadores, sus mortales enemigos (y en realidad enemigos de todo lo bueno que aun quede en este mundo), los cuales no han conseguido todavía encontrar el modo de darle caza al oso.

Los rusos, en definitiva, no se someten a los dictados de la Bestia, hacen lo que tienen que hacer y punto, sin mayores contemplaciones. En pocas palabras: siguen siendo independientes. Y eso el resto de naciones europeas lo hemos perdido, estamos sometidos a los dictados de oscuras (o no) organizaciones y élites extra y supra nacionales. Quién nos iba a decir que a estas alturas íbamos a poder gritar con admiración: ¡Viva Rusia!

Y si en lo nacional Rusia se mantiene fuerte, en lo religioso otro tanto. Creemos que por mas que las autoridades rusas vendan la tradicionalmente pacífica configuración multi-étnica y multi-religiosa del país (si bien los ortodoxos nos han dado muchos mártires a los católicos) aquí hay un saludable celo religioso cristiano, y nos referimos a la iglesia ortodoxa rusa. Estos no han perdido el celo religioso, como sí hicieron, defeccionando de la Verdadera Fe, los católicos conciliares romanos que ahora andan entregados a las directrices anticrísticas del mundo, dicho en lenguaje puramente evangélico. Los ortodoxos no: serán formalmente cismáticos, tendrán creencias heréticas, pero guardan hoy por hoy su celo evangélico, algo que no hacen los conciliares que, por otra parte son en la práctica mas cismáticos y mas herejes que los ortodoxos.

Y siendo los rusos europeos, que distintos somos los europeos a los rusos. A la vista está lo que hacen unos y lo que hacemos otros: los rusos se mantienen fieles a sí mismos, el resto de Europa se ha traicionado a sí misma. Por eso la pamplinería kafkiana de los funcionarios europeos adictos al mundo y a la religión del hombre no ha tardado en declarar el consabido sonsonete de la libertad de culto y tal. Cínicamente además porque, sin ir mas lejos España, todos sabemos el doble rasero que se aplica al catolicismo, o mas bien en lo que ha devenido este y por mas entregado que esté en la práctica a los dictados de la mismísima Bestia, habiendo tomado desde el Concilio Vaticano II la cabeza de la estructura temporal y visible de la Iglesia para desde ahí inocular el mortífero veneno, de arriba hacia abajo.

Así pues, mientras Rusia sigue reconstruyéndose a sí misma el resto de Europa lo que continúa haciendo es seguir deconstruyéndose y metamorfoseándose en ese cuerpo adulterado de bestia reptiliana cuyo patrón genético está codificado en la religión del hombre, que es en realidad la religión del Anticristo y de la que esta Europa pérfida es cada vez mas fiel devota.

Solo faltaría por ver cual es el modo de persecución final que está profetizado y que ciertamente ha de ocurrir, si no está ocurriendo ya.

Si la persecución ha de ser material y quizás sangrienta entonces en un momento determinado (mas bien no demasiado cercano en el tiempo según estimación nuestra) la Bestia habrá de decir Diego donde dijo digo. Es decir, si la verdadera Religión Católica, pero no necesariamente la conciliar en este escenario, ha de ser perseguida entonces el algún momento ha de ser legalmente proscrita por lo que aquello de la libertad de culto y de los derechos humanos habría que reenviarlo a la ONU para que le dieran un leve retoque. Entonces a los fieles católicos, quizás entre otros (aprovechando tal vez mezclarlos y confundirlos con otros peligrosos resistentes que queden como tal vez algunos mahometanos aficionados a los cinturones explosivos y los camiones de gran tonelaje) por la razón que fuera se les declararían como ilegales sus actividades de culto, y hasta tal vez ilegales ellos mismos también, probablemente por extremistas o algo similar a este caso de los Testigos de Jehová en Rusia. ¿Se inspirarán los filántropos europeos del mañana en los intolerantes rusos del presente? Está por ver, es una posibilidad.

Pero hay otra opción y es la de que la persecución ya esté sucediendo en el tiempo presente y por tanto nos hallemos ya en tiempos plenamente de Parusía. Sería una persecución mas bien espiritual en la que el control temporal de la Iglesia cayera en la órbita del Anticristo, es decir de Satanás (tal como, parece ser, nos advirtió Nuestra Señora en Fátima). En este caso, y como hemos dicho antes, y como vemos que está sucediendo, los fieles, engañados desde arriba, dejarían de profesar la fe católica en su integridad y en su plena autenticidad. Y en la práctica los sacramentos acabarían por ser, mayoritariamente, dudosos cuanto menos. Con todas las implicaciones brutales que esto tiene… En este contexto, a esa iglesia adulterada se le perdonaría la vida porque sería un engranaje mas del mundo al servicio de la Bestia. Se le permitiría la existencia porque de suyo estaría integrándose como una opción mas entre la maravillosa variedad cultural de la humanidad. Reducida pues a la nada espiritual se convertiría mas en un activo que un problema para la religión del hombre, y por tanto en enemiga de Cristo. Por lo que la verdadera Iglesia vendría a quedar reducida a un escaso remanente fiel y disperso, casi inexistente e irrelevante para el mundo, como echado o puesto a salvo en el desierto. Y a estos insignificantes, como serían, o como son ya una nada para todos en el mundo, en la práctica ni siquiera existirían y por tanto lo que no existe no puede ser un problema. Lo mas probable es que a estos locos, que tratarían de sobrevivir de la mejor y mas discreta forma posible, nadie los molestaría.

Solo estamos aventurando opciones, y en cualquier caso habrá que estar muy atentos porque las cosas van a ir sucediendo cada vez de forma mas rápida, nos tememos. Nótese no obstante que puede haber otras opciones y que las dos que hemos planteado aquí consideran la persistencia de una iglesia conciliar que traiciona al esposo Jesús Cristo para unirse al mundo en espíritu adúltero, con la diferencia de una persecución material o quizás violenta contra el remanente fiel de la Iglesia frente a una persecución espiritual de un remanente ignorado por lo irrelevante. En otras opciones creemos que habría que tener en cuenta una improbable pero no imposible restauración de la Iglesia, tampoco cercana en el tiempo,  y que sería en cualquier caso cuestión para tratar en otra oportunidad.

Pero volviendo a Rusia y con todo lo que está pasando últimamente digamos que cada vez es menos aventurado pensar aquello de que, efectivamente, tal parece que fuera a ser Rusia (Rusia, Fátima…) instrumento de Dios para castigar la perfidia de Europa, tanto en lo religioso como en lo político. Porque que suceda en este sentido algo mas allá de lo que estamos contemplando hasta ahora no está reñido con lo comentado anteriormente.

En fin, para terminar y por otra parte: ¿hay kikos, opusinos o similares en Rusia? Lo decimos por aquello de las barbas del vecino. Y con toda razón…

Anuncios

Un comentario sobre “Rusia, Europa, Iglesia y Parusía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s