España

¿País Vasco, adiós?

Algún otro día diremos algo de Libertad Digital. A menudo lo leemos buscando información sabiendo que son liberales con alto grado de pureza y naturalmente no congeniamos demasiado, procurando nosotros como procuramos ser católicos en alto grado de pureza también. Hoy queremos hacer unos comentarios que nos ha inspirado el artículo País Vasco, adiós del sociólogo Amando de Miguel.

Las acciones de la ETA han sumido a los vascos en un atroz clima de desconfianza, que ha precipitado el descoyuntamiento de las redes familiares y amicales. A la larga, la mayor tragedia no han sido los asesinatos ni los presos, sino la desmoralización de los valores sociales, antaño tan integradores y que explican el formidable auge económico del País Vasco. Ese es el verdadero conflicto que está por resolver, y no los restos del terrorismo.

¿La mayor tragedia no han sido los asesinatos? ¿Metemos a las víctimas de los criminales vascongados en la categoría de restos del terrorismo? No nos parece ni serio ni acertado. Las víctimas son y deberían de ser lo primero y sin embargo, ahí están los hechos, no parece que sea una cuestión fácil, porque hay demasiada abyección y miseria en estepaís: he ahí el desafío. Sin duda es cierto lo que se dice del aludido desconyuntamiento, es algo grave, ¿pero ponerlo por encima de las asesinados?

Y será que somos demasiado jóvenes para haber conocido otras cosas, pero nos suena que lo del auge económico en los últimos tiempos viene precisamente por el éxito de la extorsión de los que agitan el árbol y los que recogen las nueces. Vascongadas es una región muy favorecida desde el punto de vista económico precisamente por la cuestión terrorista y la extorsión a la que España se ha sometido, de ahí que una independencia formal, según en que términos, no les haría demasiado bien económicamente hablando.

Aporto un dato sociológico complementario para entender mejor la saga familiar que cuenta Aramburu. Hasta hace un par de generaciones, los indicadores de religiosidad apuntaban sistemáticamente que el País Vasco era la región más católica de España. Pero las estimaciones recientes nos dicen que ha pasado a ser la menos católica de todas. Un movimiento tan brusco no puede realizarse sin consecuencias destructivas.

Desde luego, y en esto tiene mucho que ver la iglesia conciliar, una iglesia criminal no solo en el sentido sobrenatural sino en el natural, precisamente por la colaboración que tuvo tanto cura etarra con los asesinos etarras. Y no se hizo nada.

El autor se refiere al “país de los callados” para aludir a la reacción de silencio ante las atrocidades de la ETA. Ese clima social ha sido el mayor triunfo de la banda terrorista. Lo asombroso es que esa misma calificación de “país de los callados” se podría aplicar a la sociedad española en su conjunto. Visto por este lado, el País Vasco resulta ser una especie de España al cuadrado.

No, vascongadas “país de los callados” no, será “país de los cobardes”, salvo honrosísimas excepciones, porque el pueblo en general no quiso pararles los pies a esos criminales, en gran parte por cobardía. Una vez escuchamos a una persona muy autorizada cuestionarse si un grupo como la Eta hubiera prosperado en una región como la andaluza: se los hubieran comido y no habrían pasado jamás del tirachinas. En vascongadas, como en otra cierta ocasión escuchamos hay, o mejor dicho había,  tres tipos de personas: unos cuantos asesinados, otros cuantos hideputas asesinos, y el resto en masa unos hideputas cobardes. Hoy solo hay dos tipos de personas, adivinen cuales.

Y por otra parte no es cierto que eso de “país de los callados” pueda extenderse al resto de España en su conjunto,  porque la mayoría de España no era así, salvo en la periferia catalana que también había y sigue habiendo mucho, demasiado hideputa.

Después de embaularme de un tirón las seiscientas páginas de Patria, se me ocurre una predicción: el País Vasco conseguirá la independencia mucho más fácilmente que Cataluña, por ejemplo.

Es decir, que lo está dando por hecho. ¿Qué pensar? ¿Deberíamos darlo por hecho? Nos referimos a la independencia formal. Lo dudamos y lo explicaremos otro día, aunque ciertamente en estepaís ya todo es posible. Lo peor es que la situación actual es posiblemente la peor porque España vive bajo la extorsión permanente (y además innecesariamente) de demasiados quistes malignos que deterioran la salud del organismo completo.

Pero ese momento de la ansiada independencia (por los que mandan en todos los órdenes) significaría el declive definitivo de la preeminencia económica del País Vasco.De facto, ya es independiente. Solo le falta el portaaviones. La mejor prueba es que la ETA ya no tiene razón de existir; ya ha cumplido sus objetivos.

Es lo que acabamos de decir y es lo que ya hemos dicho en otras ocasiones. Que Eta ya ha ganado y ya no es necesaria, mientras los imbéciles y los mentirosos siguen sacando pecho proclamando solemnemente la derrota de los terroristas. Cretinos, sinvergüenzas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s