Opinión

Siria necesita más

por Miguel Sardinero en Despierta Info

Cuando un avión o un misil norteamericano o israelí sea derribado por los sistemas rusos de defensa antiaérea ubicados en Siria podremos afirmar que el país árabe no se encuentra solo.

Evidentemente, otros países sometidos a las guerras de agresión norteamericanas, como Irak o Libia, hubiesen deseado contar con la ayuda que el gigante eslavo está proporcionando a Siria. Pero, dada la evolución del conflicto, el apoyo diplomático y militar de Moscú está demostrándose insuficiente.

Mientras que Rusia viene desarrollando una medida política en su apoyo al Gobierno de Bashar al-Ásad, los Estados Unidos e Israel han apretado el acelerador en sus agresiones, bombardeos y violación de la soberanía siria.

De hecho, fuerzas especiales norteamericanas están combatiendo sobre el terreno en apoyo de las milicias kurdas del YPG, las cuales no reconocen la autoridad de Damasco. Parte del norte de Siria está ocupada por tropas turcas. Y las incursiones aéreas israelíes vienen repitiéndose, cada vez con mayor frecuencia, con una impunidad total.

Tras seis años de guerra, el Ejército sirio no puede, por sí mismo, poner fin al conflicto ni enfrentarse a los múltiples frentes y peligros que le acechan. La guerra siria se ha convertido en una guerra de posiciones en la que se combate por un pueblo, por una barriada o por un tramo de carretera. Las ganancias de, uno u otro bando, hoy son las pérdidas de mañana. Las operaciones de gran estilo quedan, hasta el momento, fuera del alcance del Ejército sirio o de las facciones terroristas que le hacen frente.

Como decimos, hasta el momento. Hay diversos frentes que pueden dar un vuelvo muy negativo a la evolución de la guerra. Muy a tener en cuenta es el sur de Siria. En este punto, en la frontera jordana y el desierto entre Siria e Irak, los rebeldes van acumulando fuerzas que podrían asestar un duro golpe a las tropas gubernamentales en Daraa y Suwayda. La caída de estas ciudades, en situación estratégica muy precaria, supondría desbaratar todo el frente sur y exponer a Damasco a un asalto final de los terroristas alzados contra el Gobierno.

Por otra parte, las elecciones presidenciales iraníes parece que únicamente aportarán un punto y seguido a la política persa respecto a Siria. Tras el veto del Consejo de Guardianes a la candidatura de Mahmud Ahmadineyad, no parece que el candidato del ala más conservadora de la República Islámica, Ebrahim Raisí, proponga nada nuevo, respecto a Siria, al actual presidente, Hassan Rohaní.

Mientras los medios de comunicación rusófilos no dejan de alardear de las capacidades de los sistemas antiaéreos S-300 o S-400, de la potencia de los carros de combate T- 14 Armata o de las maniobras de la marina rusa en el Mediterráneo, los enemigos de Siria no hacen ostentación de su poder militar, sino que lo ejercen.

En la guerra, la decisión y determinación es lo que, al final, puede hacer que la balanza se decline de uno u otro lado. Esperemos que el paso que los países amigos de Siria han de dar no llegue demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s