Editorial·España

La independencia legal de los catalufos

La victoria del Gobierno central en esta primera ola del choque de tren contra el triciclo, la ganará el Estado. Será una victoria jurídica y policial, pero no política. Habrá cientos de encausados o imputados, contando a los alcaldes comprometidos. Pero el martirologio nacionalista aspira a ser de “low-cost”. En cuanto vuelva a gobernar en Madrid la izquierda, sino antes, veremos una amnistía casi general, acompañada de unas ofertas generosas del papa Estado a la niña caprichosa y malcriada de la autonomía catalana. El gobierno central querrá apaciguar “definitivamente” una vez más al nacionalismo catalán. Todo apunta que se pactará un blindaje de la educación y la lengua catalana y un disimulado cupo a lo vasco, con un nombre menos provocador. Y, lo peor, una “leve” y consensuada reforma Constitucional que permita introducir, aunque de modo muy sutil, el artefacto conceptual del federalismo (la obsesión de los socialistas). Esto lo acabarán consiguiendo los socialistas sí o sí, con la connivencia del PP.

Pero lo que aparentemente es una táctica de domesticación del nacionalismo, finalmente simplemente será haber alimentado más a la bestia. Entonces vendrá un segundo embate y esta vez la Inmaculada Constitución ya estará mancillada y con un troyano introducido por la Reforma Constitucional. Si llegara el caso, que he descrito hipotéticamente, todos lo que han fiado en el texto constitucional la unidad de España, se quedarán con cara de póker. No olvidemos que la consecuencia del 34, fue el 36. Por mi parte, he realizado mi labor de prognosis y, créanme, me gustaría equivocarme.

Javier Barraycoa Martínez

Recomendamos la lectura completa del artículo. Destacamos estos párrafos porque en general lo que se dice coincide con lo que nosotros pensamos. Precisaríamos, tal vez, que no es necesario que gobierne la “izquierda” (derecha, izquierda, son prácticamente la misma cosa) para que se consumara la ruptura de España de forma legal, estos hijos bastardos de una derecha atávicamente acomplejada y miedica siempre están ansiosos por demostrar que son mas progresistas y revolucionarios que los auténticos 100% pata negra.

En suma todo forma parte de una especie de orquestación: los sediciosos siguen porfiando en su quejumbroso y rabioso llanto para seguir mamando de la teta del estado, es decir seguir avanzando y avanzando en su programa consiguiendo mas y mas concesiones. Ellos saben que ahora no lo van a conseguir pero el objetivo no es conseguir la independencia ahora sino seguir escalando mas peldaños de forma importante mediante un nuevo desafío de aumentada osadía.

Todo esto lo saben tanto los pérfidos catalufos[1] como los vendepatrias y sanjulianes de la denominada casta política a nivel nacional, independientemente del partido político, que son igual de traidores, igual de pérfidos, igual de cobardes que sus camaradas embutifarrados.

De hecho no hay mas que ver las declaraciones de los políticos de los partidos importantes: “todo se puede hablar; incluso reformar la constitución; hay que hacer las cosas de acuerdo a la ley, etc…” También se puede ver como rara vez se le escucha al presidente del gobierno hablar de España y de la defensa de España porque él (y con él el PP, y los demás partidos de la cacareada democracia) siempre arguye que no se puede ir en contra del estado de derecho, la legalidad, la democracia, etc… A Rajoy, al PP, y a los otros, España les importa un pimiento. El mensaje es claro: “lo que haya que hacerse que se haga por vías legales. Obtendréis la independencia pero tiene que estar bien hecho, para que luego no haya dudas, por vías legales, por lo que primero reformemos la constitución y hagamos los cambios que haya que hacer, etc…”.

Todo esto se consumará de nuevo engañando al pueblo o mas bien con el pueblo queriéndose dejar engañar, porque españoles lo que se dice españoles ya no quedan, desaparecieron, se los llevaron las riadas y los terremotos de la democracia liberal y la descatolización operada por la iglesia conciliar y su clero traidor, traidor a Cristo por encima de todo, clero e iglesia conciliar que son en penúltima instancia (en última instancia está siempre el Demonio, pero en esta crisis el clero católico en lugar de estar cerca de Cristo se ha puesto a la vera de Satanás) los responsables de la caída de España y de la aniquilación moral de los españoles como españoles y como católicos. El pueblo, aborregado, nihilizado, desarmado de fe y de inteligencia lo aceptará todo sin rechistar, empezando por los que ahora despiden a la Guardia Civil con banderas rojigualdas y al grito de “a por ellos”, al tiempo que siguen participando en la letal democracia depositando su voto en cada elección, y muy probablemente votando a esa panda de traidores que es el PP.

Y del ejército para qué hablar. Son los mas traidores entre los traidores, porque los altos mandos no son mas que una panda de trepas mandilones, y lo del mandil entiéndase tanto en el sentido de calzonazos como en el sentido masónico. No, del ejército no hay que esperar nada, salvo la represión de los descontentos supuesto el dudoso caso de que estos llegaran a sumar un número suficiente de voces que pudiera ser oída. Los mandos darían órdenes en ese sentido, solo cabría esperar que no obedecieran de los mandos medios hacia abajo.

En definitiva, pobre España, pobre España, lo que habéis hecho con ella, vosotros los eXpañoles, los demócratas y participantes de la democracia, valedores y sostenedores de la asesina de España, y por esto también habréis de rendir cuentas ante el Tribunal del Altísimo, que os llegará la hora aunque vosotros no queráis pensar en ello, tan absortos como estáis en vuestras cotidianas miserias de telebasura, mariconería y vicios de todo tipo.

[1] Para que no se escandalice algún lector despistado, catalufo es un término que hace referencia a los catalanes sediciosos, no a los catalanes en general, que en general no son separatistas.

Aunque por lo que llevamos visto también se podría extender a todos aquellos españoles que de una u otra manera apoyan la causa separatista catalana. Estaríamos hablando tanto de ciudadanos de a pie como de aquellos que los representan, y sus partidos políticos, y así tendríamos en el mismo nivel de catalufos tanto a un Pablo Iglesias con su Podemos como a un Mariano Rajoy con su Partido Popular, unos mas descarados, unos mas revolucionarios, otros mas camuflados, queriendo hacer las cosas legalmente, pero todos igual de catalufos. Lo mismo aplica para todos y cada uno de los demás partidos políticos.

Anuncios

Un comentario sobre “La independencia legal de los catalufos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s