Editorial · España

«No soy facha, soy español»

Así aparece en el título de un artículo en ABC aunque literalmente dentro del artículo no parece que nadie se exprese exactamente de esa manera.

El artículo muestra unos de esos tantos y tantos signos que nos indican que España está podrida no por otra cosa sino por la escasez de moral por una parte y por la sobreabundancia de estupidez por otra, como si fueran los dos filos de una espada del mal (una hoja de Morgul) que corta, divide y destruye a España como nación y a los españoles como personas. Fenómenos ambos, no lo olvidemos, premeditadamente promovidos e inducidos por las oscuras élites que odian a España y sobre todo odian a Dios, siendo el primer odio consecuencia del segundo, tampoco olvidemos esto.

Veamos algunas de estas estupideces. Aquí habla un sedicioso:

Esto es como una pareja: para casarse hace falta que los dos estén de acuerdo pero, para separarse, basta con que sólo uno de ellos quiera.

El clásico y necio exabrupto. ¿Desde cuando España es un matrimonio y desde cuando Cataluña ha tenido la condición de cónyuge que accedió voluntariamente a ese imaginario matrimonio? Continúa el lumbreras:

El domingo yo voy a ir a votar porque quiero la independencia y creo que la gente del barrio, también

Y con esto añade otro clásico rasgo mas de la chusma catalufa: la malicia, por querer arrastrar a los demás e imponer a la fuerza (sí, a la fuerza, aunque no la de las armas… porque no las tienen)  sus delirios esquizofrénicos. Son ellos los que tienen conductas claramente fascistas, en el mal sentido de la palabra, y sin embargo los fascistas somos los demás. Y con esto tenemos otro detalle mas del perfil psicológico del burro catalufo: el cinismo. Unos prendas estos catalufos (sin olvidar el resto de periféricos). Cada vez estamos mas convencidos de que el problema particular catalufo se arregla no con un ejército de soldados, ni de policías, sino de psiquiatras.

La independencia traerá más ruina

Ahora quién habla es un catalán contrario a la independencia. Es otra forma clásica de argumentación envenenada que contribuye a la intoxicación de la atmósfera política y social catalana, porque todo lo reduce a pragmatismo y materialismo mientras que la moral, la justicia, la verdad y el debido amor a la patria (que no es una patria cualquiera la que nos estamos cargando) que se vayan a tomar viento. Es decir que este señor si viera ventaja económica en la independencia abogaría por ella y estaría ahora mismo pidiendo no solo el referendum sino la independencia, así de plano, igualito que los asnos butifarrones. Es como en el ámbito religioso, que tanto sedevacantistas como papólatras son en realidad las dos caras de una misma moneda, tan solo depende de que lado esté la moneda. Pues estos, de forma parecida, en el fondo están por la economía: si la independencia me beneficia pues soy independendista; si no me beneficia, pues no; todo se reduce a un análisis económico de la cuestión y aquí vienen los matices, como este otro clásico de la estulticia catalufa:

Soy independentista desde que tenía 13 años y el domingo voy a ir a votar porque Andalucía, Castilla La Mancha y Extremadura nos cuestan mucho dinero a los catalanes

Lo cual queda respondido por esto:

Y los Puyoles, que devuelvan los millones.

Por no hablar de la ruina que es Cataluña para España (creemos que lo es desde un punto de vista estratégico); de todos esos millones de vergonzoso chantaje que el resto de España envía a Cataluña para que abran sus embajadas o para que se quede en los bolsillos de tanto listillo con barretina; de que la mala organización de la España constitucional de la transición la pagamos todos los españoles, no solo los catalanes y que la solución pasaría por abordar directamente el problema de raíz, que es lo que ninguno de nuestros politicastros quiere hacer (por ventajismo personal y por convicción ideológica).

Y por no alargar mas terminamos con lo que dice alguien contrario a la independencia :

La palabra facha la odio

Que el articulista traduce en el título por «no soy facha, soy español». Lo cual depende como se interprete, pues si con facha se quiere decir fascista entonces nos parece correcto y respetable pues se puede ser español sin ser fascista. Ahora bien no caigamos en la trampa, porque por una parte el ser fascista no necesariamente tiene que ser malo ni lo es, por no hablar de que auténticos fascistas ideológicos apenas los hay (pues no lo son ni carlistas ni falangistas). Y con esto vamos llegando al fondo de la cuestión: se puede ser comunista, se puede ser socialista, se puede ser pepero, se puede ser lo que se quiera, cualquier cosa menos fascista, y por extensión ni carlista, ni falangista, ni católico (que no neo-católico conciliar, o mas precisamente hablando: neo-protestante oficializado).

E insistimos: no nos confundamos porque es lo que ha estado sucediendo durante todas estas décadas: nos han estado engañando y presionando ideológica, política y socialmente tanto que al final nos tienen donde querían desde un principio. Con fascista, o facha, no se están refiriendo a una determinada denominación ideológica sino al puro sentimiento patriótico de pertenencia a un pueblo y una nación multisecular políticamente hablando, pero mas que milenario desde un punto de vista nacional, de la nación.

En definitiva con estas consignas hay que tener mucho cuidado, porque al tratar de sintetizar o destacar el sentimiendo de adhesión patriótica sin intoxicaciones se corre el riego de caer en la trampa del acomplejamiento y de creérselo. Los del PP son expertos en caer en esa trampa y es una trampa de locos de la que es muy difícil salir, por no decir imposible, y el ejemplo lo dan esos mismos traidores del PP que no solo no han conseguido salir del pozo sino que parece que desde hace mucho tiempo se pusieron a excavar con frenética decisión a mucha mayor profundidad; deben de estar ya cerca de Nueva Zelanda… La cuestión es por tanto que si ser español es ser facha, entonces somos fachas, a mucha honra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s