Editorial·España·Religión

Revolucionarios de derechas

Sin acritud de ningún tipo, pero ya que se ha buscado conscientemente la polémica vamos a repetir una vez mas lo que pensamos al respecto.

Publica El Manifiesto sendos artículos que aboga uno por el aborto para los inmigrantes y otro por el matrimonio heterosexual, añadiendo en ambos casos al final del artículo un comentario editorial en el que se dice lo siguiente, entendemos que sin ironía (o en cualquier caso viene a representar el pensamiento de la mayoría de lectores del digital):

si legítima y necesaria es la defensa del matrimonio heterosexual, las cosas se fastidian y queda dañada tal defensa cuando se empieza a abogar en favor de las dichosas indisolubilidades matrimoniales y de las aún más dichosas virginidades prematrimoniales.

A lo que hemos respondido que:

España está condenada. Y gran parte de responsabilidad la tiene, junto a revolucionarios y liberales, otra suerte de revolucionarios y liberales disfrazados de patriotas a secas, que no tienen fe y por tanto en realidad no tienen ni idea de lo que es España, y como los demás, no tienen ni idea de nada ni de lo que pasa, de lo que está pasando y lo que va a pasar. Esto se ve claro cuando se habla de promover el aborto (fantasías de persona aburrida) o cuando se ridiculizan los propios mandamientos de Dios, en quién no se cree, y por eso decimos que los patriotas a secas se parecen mas a liberales y revolucionarios que a auténticos patriotas españoles que son necesariamente auténticos católicos. Huelga decir que por este motivo apenas quedan auténticos patriotas españoles.

No ha tardado un lector de la derecha revolucionaria en reaccionar insultando y diciendo que somos carcundia repetitiva de pocas luces.

El sectarismo de la carcundia. Si no fuera porque es tan aburridamente repetitivo (siempre dice una sola idea: Dios Nuestro Señor no le ha dado más luces), serían sumamente divertidos los rebuznos de quien comete el oxímoron de denominarse ´´Tradición Digital´´.

Una grave inquietud me embarga, no obstante, a su respecto. ¿No estará condenándose ´´Tradición Digital´´ al frecuentar asiduamente tan réprobas y pecadoras páginas? ¿Qué diablos se le ha perdido en tierras del Maligno?

El digital en cuestión no tiene un sistema de comentarios que facilite la discusión, los comentarios solo pueden ser cortos y solamente se puede comentar una vez al día así que aprovecharemos para dejar desde aquí las cosas claras.

Para empezar nosotros decimos lo que queremos y lo repetiremos el número de veces que queramos, como hace todo hijo de vecino, faltaba mas. El lector en cuestión, ya que confiesa esas inquietudes, no parece que sea del sector perroflauta… aparentemente… pues nuestra tesis es que sí, en realidad y en el fondo vienen a ser poco mas o menos que perroflautas los de la derecha revolucionaria. Para empezar eso de, por tratar de ser y comportarnos como verdaderos católicos, llamarnos sectarios y carcundia ya los pone al mismo nivel que a cualquier mamponerro greñudo. Es lo mismo que opinan y dicen no solo los ultraizquierdas sino cualquier izquierdista e incluso derechista, centrista, conservador o liberal (aunque todos estos últimos lo callen o lo digan con moderación o en la intimidad), que los católicos que tratamos de conservanos católicos somos unos retrógrados y una carcundia. Y es absolutamente cierto, pues es lo que el cristiano es y debe ser para el mundo, al que la derecha revolucionaria pertenece a diferencia de nosotros, que permanecemos cristianos. Siempre fue así y siempre lo será, hasta el final de todas las cosas. Ninguna diferencia, por tanto, ni en el fondo ni en las formas, con la izquierda revolucionaria.

Pero hay derecha revolucionaria que dice las cosas insultando y la hay la que no necesita insultar para decir lo mismo. Porque la derecha revolucionaria cree que eso de la virginidad prematrimonial y la indisolubilidad del matrimonio son, como poco, un fastidio que además dañan la defensa del matrimonio heterosexual (como si hubiera otro posible). Y es que cualquiera se pone a pensar y a hablar o escribir. Para qué siglos y siglos de magisterio, doctrina y teología, magníficos tratados de filosofía y moral, pues todos esos apóstoles, padres y doctores de la Iglesia no son mas que cosas del pasado, y además posiblemente fueran unos zotes. Nosotros, los modernos, por el simple hecho de ser modernos, los hemos superado y los tenemos superados.

Pero vamos a ver, ¿en que se diferencia la derecha revolucionaria o patriotas a secas de la izquierda? En prácticamente nada, y esencialmente hablando en nada. Son unos revolucionarios, unos liberales como los izquierdosos, en general de ciclo retardado o en el mejor de los casos de una familia no muy lejana, pero revolucionarios y liberales a fin de cuentas. Tienen ya prácticamente los mismos postulados morales que los izquierdosos, que la revolución, cuya obra principal ha sido la reducción de Dios a una mera idea fantasiosa en el imaginario colectivo de una panda carcunda de locos reaccionarios, con la que aun todavía (aunque por poco tiempo) habrá que seguir teniendo paciencia pues todavía son lo suficiente e incómodamente numerosos. Como mucho algunos reducen la Religión a mero instrumento político y social, porque sus normas morales aportan ciertos beneficios a una sociedad que quiera vivir con cierto orden y estabilidad; estos son el sector cesaropapista de la derecha revolucionaria.

No somos los católicos que nos esforzamos en seguir siendo católicos de verdad y no meramente nominales u oficiales los  que nos inventamos que el adulterio está mal, que la pornografía está mal, que el fornicio está mal, que el onanismo está mal, que el concubinato está mal y en general que toda esta suerte de impurezas (que es el tipo de pecado favorito de los cristianos en general y de la derecha revolucionaria española en particular, además de la idolatría a la patria) y el pecado de todo tipo están mal y son una ofensa a Dios. Esto, y tantas otras cosas, además de que lo podemos conocer por la ley natural nos ha sido revelado por Dios mismo, que es Quién lo dice y manda, entre otras cosas por nuestro propio bien. Los católicos, la Iglesia (no tanto ahora esta iglesia conciliar, que por cierto estaba profetizada), no inventamos nada sino que decimos lo que Dios ha mandado, y ha mandado proclamar a los cuatro vientos.

Pero vosotros, la derecha patriota a secas que ha superado la Religión y ha superado a Dios, sois unos revolucionarios, y si no creéis en Dios para qué seguir hablando. Nos separan mas cosas de las que nos unen, y tenéis mas en común con los revolucionarios de izquierdas que con nosotros católicos que somos contrarevolucionarios, algo que es evidente que vosotros no sois. Vosotros a idolatrar y adorar la patria, el estómago y la entrepierna, sin llegar a ser unos hedonistas pero sin dejar de ser unos epicúreos y a fin de cuentas y mas allá de las apariencias unos ateos, o unos agnósticos, pero en definitiva unos sin-diós sencillamente, y por lo tanto unos contra-diós, igual que los revolucionarios de izquierdas.

España tiene difícil solución, si es que la tiene, pero si queréis una España revolucionaria de derechas seguid soñando porque nunca la tendréis. España o es cristiana o no será, y como últimamente no quiere ser cristiana entonces ya ni siquiera es España, sino otra cosa, algunos la llaman eXpaña. Para revivir España Lo único que nos quedaría, teóricamente hablando, sería una intervención sobrenatural, lo cual requiere una fe sincera además de estar dispuestos a ofrecer muchos, muchísimos sacrificios. ¿Acaso no lo vimos en el siglo pasado? Pero no estáis dispuestos a ello: una España confesional de hecho y de derecho, sin divorcio, sin concubinato, sin fornicio y adulterio, sin pornografía, etc… a eso jamás estaréis dispuestos a renunciar.

Ya visteis, pero no os queréis enterar, que solo se vence bajo el signo de la Cruz. Así pues la España nacional y católica liderada por Franco luchó y venció contra todo pronóstico, porque todavía había una España creyente y creyente de verdad. Sin embargo la Alemania pagana de Hitler, por mas razones que tuviera y también casi contra todo pronóstico, fue derrotada tras luchar bajo el signo de las esvástica. Vosotros, sin embargo, queréis esvástica, no Cruz. Por eso España ya no tiene solución, los revolucionarios todos la habéis echado a perder, tanto los de izquierdas como los de derechas, mención aparte los revolucionarios modernistas de la iglesia conciliar y sus esforzados sucesores, que al fin y a la postre son los principales responsables de haber abierto la caja de Pandora.

Anuncios

Un comentario sobre “Revolucionarios de derechas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s