El diario de el paco

España, cállate, mientras dialogo con tus enemigos

Ayer, con un grupo de amigos de toda España, en el que de todo hay y en el que reina el ambiente de omertá, de no hablar, como si no pasara nada, como si alguien se fuera a molestar, que como todo el mundo sabe eso sería un crimen de lesa humanidad. Sin embargo se hacen referencias no muy entusiastas al diálogo y tal. Intervengo para decir que:

Va a ser difícil no hablar del tema, no sé si os habéis dado cuenta (y malo es que pretendamos hacer como las avestruces) de tres hechos objetivos:

  1. primero, que estamos bajo golpe de estado;
  2. segunda, que el régimen constitucional del 78 ha muerto, lo cual en mi opinión no es necesariamente malo (no creo en la democracia liberal), y también en mi opinión en realidad ese régimen nació ya muerto: la transición no trajo ninguna reconciliación sino mas bien acabó con ella;
  3. y tercera, que España está en peligro real de desaparición no por los enemigos internos que ni tienen razón ni de por sí pueden hacer nada, sino mas bien por los seculares enemigos externos (hoy día determinadas élites ideológicas, políticas y étnicas) y sobre todo porque los supuestos defensores de la nación (gobernantes y pueblo) no hacen nada.

Esto a todos nos va a afectar lo queramos o no, hagamos algo o no hagamos nada, los que están en determinados territorios y los que estamos en el resto de España, que por cierto todos tenemos nuestros problemas aunque en las noticias siempre aparecen los mismos.

Es decir que el pastel está montado lo queramos reconocer o no, así que mas nos vale a todos vivir con sentido de la realidad y no hacer como los gobernantes de la nación que hacen como si no pasara nada, pues pasa y mucho.

Por otra parte yo no creo en el mito del diálogo como bálsamo de fierabrás, hay cosas que se pueden hablar pero hay cosas que sencillamente no se pueden negociar, cosas como: la educación de los hijos, que a la señora de uno no le toca nadie ni un pelo ni le falta el respeto, la unidad de España, y, aunque yo no me lo creo mucho pero ya que tanto lo cacarean: el cumplimiento de la ley. El problema es que llegamos demasiado tiempo negociando lo que no se puede negociar.

O visto de otro modo, como cuando Churchill le dijo a Chamberlain: “Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra; elegisteis el deshonor y tendréis la guerra”. No creo que aquí volvamos a llegar a la guerra pero como en su día elegimos la deshonra y durante décadas es lo que hemos seguido eligiendo ahora llega la hora en que tendremos la miseria, hasta posiblemente la económica, que es la menos mala de las miserias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s