Editorial · España

¿Pirómanos apagando fuegos?

No es muy tranquilizador ponerse a pensar que este gobierno pirómano de Madrid (como todos los del régimen del 78) vaya a ser capaz de gestionar bien la extinción de este incendio cuando desde el principio (como todos los demás gobiernos de la monarquía partitocrática) no solo no han estado haciendo nada para evitarlo sino que se han dedicado con entusiasmo a prenderlo y alimentarlo con ingentes cantidades de combustible.

Podemos especular si es mejor convocar elecciones o no, si forzar DIU o no, si es mejor esto, aquello o lo otro pero al final vendremos siempre a lo mismo y es que sencillamente hay que actuar porque lo que no se puede esperar es que esto se arregle sin mas y sin trauma, sin actuar y sin hacer nada, sin cumplir la ley y sin hacerla cumplir, pues ya se encargarán los golpistas de hacer lo que tengan que hacer en cualquiera de los escenarios.

Ahora bien, es el momento del pueblo, pase lo que pase los catalanes no deben sentirse solos y deben tener la confianza de que el resto de españoles volveremos a ir a Barcelona todas las veces que haga falta. Esto es prioritario y hay que tener esto bien cubierto, aunque volvemos a advertir que mucho ojo con Sociedad Civil Catalana, no son de fiar sino todo lo contrario.

Esto, sencillamente, no puede quedar en manos de los políticos. Debemos ahora presionar para que los gobernantes hagan las cosas lo mejor posible, pero esta vez el pueblo, y no solo puntualmente en esta crisis sino en adelante, debemos estar vigilantes. Y después de superada esta crisis (si la superamos exitosamente, que está por ver) urge que el pueblo no se duerma y que exija una pacífica refundación del estado para librarnos de la partitocracia. Lo que el pueblo no debe aceptar es que los partidos políticos nos sigan parasitando y utilizándonos como papel higiénico. Si no estamos dispuestos a refundar el estado y acabar con la partitocracia entonces lo que se haga ahora no servirá absolutamente de nada, o sea que mejor quedarse en casa y que entre ellos (partidos, oligarquías y grandes fortunas con ansias de mas poder) se vuelvan a repartir el pastel, mientras que nosotros de nuevo a seguir tragando vejaciones.

Además, en unas elecciones volverían a salir los golpistas, las convoque quién las convoque, por la sencilla razón de que la Cataluña real y leal no tiene opciones electorales, como no las tienen el resto de los españoles. Si en toda España hay millones que no van a votar por este motivo (de hecho la mejor forma de combatir la herejía partitocrática es no participar de su liturgia electoral) en Cataluña los mismos tienen muchos mas motivos para no ir a votar. De hecho en este escenario lo digno sería volver a quedarse en casa y no ir a votar, para no participar de la extorsión a la que nos están queriendo someter.

Y es que: ¿a quién votar? ¿A los peperos? Por favor, esos pirómanos traidores… ¿A los socialistas? Por favor, esos otros pirómanos traidores… ¿A Ciudadanos? Mas de lo mismo, régimen del 78, el que nos ha traído aquí. ¿A los partidos patriotas? Que asco, esos “fachas” (¡ah!, ¡ahora sabemos lo que es ser insultado por ser patriota!). O en cualquier caso partidos minoritarios que aunque con buenos principios quizás no cuentan con experiencia o con recursos (humanos sobre todo). Aunque la verdad si fuera a votar yo votaría a uno de estos partidos patriotas a los que nadie, nadie, les puede negar que siempre han estado dando la cara, durante todas estas largas décadas, mientras les llovían los insultos de fachas y fascistas.

Es el chantaje del régimen que el PP sabe explotar tan bien (con su voto cautivo “católico”, las personas mayores, fomentando a Podemos para meter miedo, etc… ), preocupándose de neutralizar toda opción que le pudiera hacer sombra a su ¿derecha? para luego extorsionar al electorado: vótame a mí o atente a las consecuencias. Que es lo que quizás quieran hacer en Cataluña ahora dirigiéndose a los que en Cataluña no votan a nadie por puro hastío y asco: vótame a mí o atente a la consecuencia de que vuelvan a salir los golpistas. Pues no, no hay que votarles, ni a los demás mayoritarios o con representación tampoco, en todo caso habría que buscar por otro sitio completamente distinto. Lo mas sensato sería darles una oportunidad a la “extrema derecha”, son unos patriotas, los necesitamos dando la lata en medio de toda esa panda de parásitos (no solo los golpistas sino toda la mafia de los partidos).

Debemos darnos cuenta de la única opción válida es lo que desde hace tiempo se ha venido apestando y haciéndolo desaparecer, lo que desde hace tiempo se viene llamando “extrema derecha” a lo que es sencillamente sano y leal patriotismo con principios, voluntad y determinación. Ha habido y aun hay una buena colección de estos partidos que han estado siendo sistemáticamente apestados. Muchos de ellos son además perfectamente votables por personas incluso de izquierdas pero con dos dedos de frente y que sepan priorizar, porque el votante de izquierda se ha estado centrando mas en los supuestos avances sociales e ideológicos que no son mas que retrocesos en realidad, mientras ha estado descuidando lo prioritario.

En parte por eso salió Zapatero. Ahora, gracias al electorado socialista, tenemos una España muy gay-friendly , y abortista, y multicultural (entiéndase en vías de islamización), etc… , pero una España al borde del abismo. Sin embargo, cualquier cosa menos votar a la extrema derecha fascista, que así llaman ni mas ni menos que al PP, que es un partido de izquierdas en la práctica. ¿Pues como llamarán entonces a partidos como AES, Vox o FE-JONS, DN, CTC y otros cuantos mas que tienen propuestas interesantes y que son en realidad tan modositos? Pongamos por caso un AES que debería ser el partido al que los votantes del PP deberían votar, especialmente el electorado católico conciliar, porque han mantenido muchos principios de lo que se supone es la derecha modosita (que no aborregada y entregada a la vejación como el electorado tradicional del PP). Pero el PP maniobró para desactivar a estos partidos y muy especialmente a AES por su componente católico y en lo cual tanto colaboraron los inefables obispos españoles, esos traidores a Cristo, a la Iglesia y a España que en esta crisis están volviendo a mostrar de qué ralea están hechos ya que ya han tomado parte por la destrucción de España o en el mejor de los casos por ponerse de perfil. Sí, abyectos traidores, y no solo los de Cataluña.

Un último apunte. ¿Pero de verdad quedan aun indecisos en Cataluña a los que los golpistas están intentando aun seducir? Lo lógico es pensar que a estas alturas en Cataluña ya está todo el pescado vendido. ¿No está ya claramente delimitada la fractura social, no está ya cada uno bien definido y puesto en su sitio? ¿Tanto pasotismo hay en Cataluña? Es difícil creerlo. ¿El golpismo va a seguir conquistando adeptos dentro de Cataluña a base de mas lágrimas (de cocodrilo)?

Comentado aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s