Editorial · España

Vox en las instituciones

Sería buena buena noticia que Vox empezara a tener representación en las instituciones del estado, confirmándose así lo que los estudios demoscópicos vaticinan hoy por hoy, pero sin olvidar que Vox es disidencia controlada y que España está en una situación crítica que exige sí o sí la neutralización de los enemigos internos de España, lo que conocemos como antiespaña (la izquierda en su totalidad, separatismos y los progre-liberal-conservadores incluyendo aquí a PP y Ciudadanos).

Para lo cual es indispensable que los españoles que se tengan por tales reaccionen y estén dispuestos a asumir muchos sacrificios (económicos, morales y hasta personales) con el fin de enderezar en la medida de lo posible la situación, pues en estas circunstancias que España vuelva a ser una, grande, libre y católica en el corto plazo es mas política ficción que otra cosa.

En suma es necesario que España se “re-derechice” y “re-españolice” y en este sentido Vox es solo una etapa en el camino, solo necesaria en el corto plazo pero insuficiente en el largo.

Mientras tanto es necesario ir construyendo una propuesta política que vaya convenciendo a los españoles y que sea verdaderamente nacional (recordamos que Vox es disidencia controlada y etapa en el camino), y aun mas nacional-católica (catolicismo auténtico, preconciliar y pasando por encima de Roma ya que Roma hoy por hoy está okupada por los enemigos de Cristo) que pueda plasmarse electoralmente ya que el sistema actual es democrático (democracia que hemos dejar de idolatrar pues es solo es un sistema político, a la vista está que fracasado, y que en ningún caso está por delante de la propia nación). Ni que decir tiene que tal sistema debe enarbolar como bandera la confesionalidad católica del estado.

Para eso los españoles que se sientan españoles de verdad deben de estar dispuestos a salir de la zona de confort que les proporciona el quietismo acorbardado y que no se asusten como patos desbandados cuando la antiespaña les señale con el dedo gritándoles “fachas” y “fascistas” con la boca llena de espumajos blancos.

O lucha o muerte, una vez mas estamos en el callejón sin salida en el que no hay alternativas: que los españolitos decidan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s