Editorial

Las barbas del vecino bóer

Es al menos alentador que algunos, contracorriente, lo sigan denunciando: Sudáfrica: sigue adelante el genocidio y la expropiación de tierras a los blancos.

Sudáfrica es un país fundado por europeos. Antes de los holandeses no había nada ni prácticamente nadie salvo algunas etnias autóctonas que vivían al modo prehistórico, que se llevaban bien con los colonos europeos y que actualmente también están siendo perseguidas por la mayoría negra venida de otros lugares de África, mayoría no autóctona ni fundadora de nada sino simples alimañas oportunistas y carroñeras. Los bóeres convirtieron aquella tierra salvaje e inhóspita en uno de los países mas desarrollados y pujantes de todo el mundo. Hoy día el supremacismo negro terrorista de tintes socialistas ha convertido aquel próspero país en una pocilga de violencia y miseria. Después de todo parece ser que con el Apartheid estaban mejor las cosas.

Respecto al genocidio blanco (verdadera limpieza étnica no exenta de crueles y violentos asesinatos, violaciones etc…) que se está produciendo en Sudáfrica, el mundialismo con sus organizaciones (ONU, USA, UE, etc… ) y sus medios de propaganda no tienen, naturalmente, nada que decir. Tampoco Bergoglio ni su clero conciliar (salvo excepciones que se mantienen católicos) con su moralina de grageas. ¡Ay si fueran negros! !Ay si fueran moros! ¡Ay si judíos! Pero como son blancos no interesan. Muy coherente, porque es lo mismo que pretenden hacer en la misma Europa, y ya lo están haciendo, solo que con otros medios: invasión masiva de razas no europeas, destrucción de la familia y la procreación, el aborto, la feminización del hombre, la masculinización de la mujer, la enemistad creciente entre hombre y mujer, la homosexualización de ambos, la destrucción de la religión y la moral cristianas, etc… Lo que se dice Plan Kalergi en estado puro.

Aunque llegado el momento no se andarán con tantas contemplaciones y cuando vean que la minoría blanca restante es suficientemente pequeña en número llegará el momento de pasarlos a cuchillo. Ni siquiera los conservarán para “enriquecer” a la sociedad multi-étnica que se está construyendo, y aunque lo hicieran no dejaría de ser un genocidio que hoy tanto en Sudáfrica como en Europa se está llevando a cabo de forma implacable, aunque con distintos métodos según la fase de exterminio que toca.

Podríamos decir que ya que vemos las barbas del vecino afeitar tenemos la opción de reaccionar o de poner las nuestras a remojo. Y esto último es lo que hacemos, mansamente, como obedientes borregos, ya no personas, que nos limitamos a pacer el pienso envenenado que nos ponen en el pesebre. Y así seguiremos, y nos pillará la hora del degüello dando glorias y alabanzas a la sacrosanta y bendita constitución del 78, que está claro que es para lo único que servimos…

Anuncios

Un comentario sobre “Las barbas del vecino bóer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s