Editorial · España · Religión

Constitución del 78: El eclipse de Dios

Un trabajo de José Luis Díez Jiménez.

Apostillas:

  1. El eclipse de Dios en España no tiene su raíz en la constitución del 78 sino en el Concilio Vaticano II y sus pérfidos frutos, siendo el mas insigne de ellos la misa conciliar bastarda. Es esa obra demoledora de la Iglesia la que explica la corrupción masiva y pandémica del clero y de ahí la corrupción masiva y pandémica de los fieles, quienes sin vigor espiritual y sin líderes religiosos dignos de tal nombre que los guiaran se vieron abandonados y sin criterios para resistir los embates del Enemigo y sus secuaces. Ante tamaña claudicación Satanás se apoderó de España, como lo hizo del resto de la ex-cristiandad, y ahora somos el hazmerreír del mundo y el parque de atracciones al que acuden los seres infernales a divertirse. La constitución del 78 es por tanto una consecuencia de aquel Concilio maldito, no hubiera habido un 78 si no hubiera sido removida una Iglesia Católica creyente y militante.
  2. Para que haya una “constitución” cristiana en España debe de haber primero una España católica suficientemente influyente que la quiera, que la demande y que la imponga. Eso hoy día está lejos de la realidad y no tiene visos de cambiar. El clero modernista conciliar ni siquiera es ya católico en la práctica (no lo es ni doctrinal, ni litúrgica ni espiritualmente), salvo contadísimas excepciones (intenciones aparte). No hablemos pues de la corrupción del pueblo teniendo además el ejemplo tan pésimo de estos pastores, que o no tienen fe católica o que obran como si no la tuvieran (fe católica, no modernista conciliar que no es católica). Y los patriotas tendrán muchas virtudes pero la mayoría son igual de revolucionarios que los demás, pues la mayoría también viven abonados a los vicios corrientes: adulterio, amancebamiento… por no hablar que son igual de ateos que los demás. Es decir, ya no hay una España creyente sino una España entregada al vicio, empezando por el vicio espiritual, no hablemos ya del carnal. Solo quedamos 4 cristianos, y las 3/4 partes militan dentro del conservadurismo católico, todavía afecto al pérfido concilio. Es decir que estas 3/4 partes todavía no se ha enterado del todo o en parte de la situación, es decir disparan con pólvora mojada y munición de fogueo. Pues por ahí deberíamos empezar.
  3. Por tanto es mas que dudoso esperar nuevos tiempos de gloria y reverdecimiento, aun a décadas o siglos vista, dentro del marco histórico ordinario, o dicho de otro modo fuera del marco metahistórico. La Historia sigue un transcurso lineal y por las señales que nos fueron profetizadas bien parece que ya estamos al final, y esto no quiere decir que se pueda poner fecha, pero que estamos cerca del final es bastante evidente. No hay lugar sin embargo para el desánimo sino todo lo contrario. En esta tesitura la estrategia correcta es la de resistir y aguantar, sin descartar ofensivas tácticas puntuales y según las capacidades y recursos disponibles, manifiestamente magros por otra parte en este momento. Hay que aprovechar al máximo el margen que en cada momento aun siga concediendo la Bestia, y dentro del mismo tratar de desarrollar nuestra actividad de resistencia y sabotaje, como buenos guerrilleros que siempre fuimos en esta tierra, ahora en el campo del pensamiento, la cultura, la política, el activismo social y sobre todo en el campo espiritual que es la clave y sin embargo el arma que mas estamos desaprovechando.
  4. O dicho de otro modo, esta situación ya no tiene remedio humano así que debemos implorar la intervención de Dios, bien para que mande una lluvia de fuego y azufre, camino de lo cual llevamos, y/o para que acelere su regreso en la Parusía. Acordémonos de las bodas de Caná, cuando la Virgen Santísima precipitó la obra de la redención que Su Hijo debía realizar. Roguemos por tanto la intercesión de Santa María Virgen por nuestra conversión y la conversión de todos los pecadores, y para que precipite la intervención de su Hijo en su Segunda Venida del mismo modo que hizo en Caná.

2 comentarios sobre “Constitución del 78: El eclipse de Dios

  1. Me parece un comentario mi película “EL ECLIPSE DE DIOS” muy acertado. Solo nos queda rezar, rezar y rezar, al tiempo de pedir a Dios nuestro Señor que nos ilumine y encienda nuestros corazones para poder dar calor a los que a nosotros se acerquen. ¡Viva Cristo Rey!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s