Editorial · España

Higos y castañitas

Mas que personas, son frutitas infantiles las que salen a los balcones a deponer sus vespertinas palmas palmitas. Son principalmente higos y castañitas. Para mas señas: higos socialistas y castañitas peperas, tanto monta monta tanto.

Por una parte salen los palmeros del gobierno, es decir los votantes, militantes y simpatizantes higos socialistas, fanáticos y sectarios hasta dar asco, con un odio a Dios y a España que no les cabe en el cuerpo. Salen para tratar de sostener a su gobierno frentepopulista manteniendo un ambiente festivo cuando España entera debería estar de luto y con las navajas preparadas para cortarle las orejas a esta canalla de sinvergüenzas  mesiánicos y totalitarios. No les importa que sea un gobierno criminal e incompetente a mas no poder, pues para criminales ellos mismos, ya que ideológicamente están en el mismo cesto, y formalmente hablando, por su voto, por su actividad política en la frutería, se hacen copartícipes de los crímenes de aquellos a los que han elegido y a los que siempre elegirán pase lo que pase, hagan lo que hagan. A fin de cuentas lo importante es que sean los suyos los que gobiernen, por eso con tanta palma y palmita responden al unísono a la consigna propagandística que ni siquiera tiene que ser dada, porque como las fieras gregarias que son saben instintivamente qué es lo que se tiene que hacer en cada momento cuando el grupo sale de caza. Y los higos socialistas, queridos amigos, siempre, siempre están de caza. Son como el Demonio (será que tienen alguna relación familiar): ni descansan, ni duermen, ni se toman vacaciones. Ni qué decir tiene, por tanto, que los higos socialistas saben perfectamente lo que están haciendo y lo que está pasando.

Muy al contrario que los otros protagonistas de esta mascarada frutal, a saber los palmeros de los palmeros del gobierno, a la vez que sus mascotas. Pues estos, al contrario que los palmeros en primera instancia, son tan intelectualmente indolentes, tan pero tan tontos que ni siquiera saben a qué salen a sus balcones. Les han dicho por la tele que tienen que hacerlo, y lo hacen, que para eso tienen el cerebro de una ameba. Son el personaje entrañable y divertido de la historia, los tontos útiles por antonomasia, los catalizadores indispensables para la destrucción de España. Señoras y señores con ustedes las inefables e incomparables votantes, militantes y simpatizantes castañitas peperas, idiotitas y cobarditas como ellas solitas.

En cuanto a los demás: se da por descontado que entran en el mismo saco de los venenosos higos socialistas sus compadres los comunistas, mientras que los separratas en este asunto no pintan nada, lo mas probable es que no salgan disciplinadamente a las 8 de la tarde a hacer palmitas porque eso sería comportarse como un español, y ellos que son tan diferentes tienen que diferenciarse, aunque demuestren ser igual de idiotas y mezquinos que el resto de los expañoles.

Quizás, lo mas tétrico del bochornoso espectáculo sea que en realidad las palmas palmitas se las están haciendo a sí mismos, ocultando su onanismo mental y moral bajo el disfraz de un supuesto homenaje a los que se están jugando la vida a pesar de ellos (mientras que los sanitarios lo que quieren es menos palmitas y mas seguridad), las frutitas envenenadas, y a pesar de los pestíferos árboles de la muerte (los partidos políticos) a los que de una manera u otra están adheridos. El espectáculo debe continuar: en una España vacía de intelecto y decencia habrá que hacer ruido para acallar el silencio delator.

La tragedia patria escenificada en los balcones del coronavirus: con la pobre y vieja España acabó su pérfida masa voluntariamente infantilizada, malvada e idiotizada de socialistas y peperos: los primeros haciendo cuña, clavando el puñal; y los segundos guardándoles las espaldas a los primeros para que nada ni nadie les moleste ni les interrumpa, sin querer saber lo que los primeros están haciendo, por mas que realmente lo sepan, y tratando de engañarse a sí mismos, por mas que no lo consigan. No sabríamos decir quién tiene mas delito, si los socialistas o los peperos; probablemente los segundos. En cualquier caso entre unos y otros, entre socialistas y peperos, tanto monta monta tanto, han convertido a España en un mercado de frutas podridas.

Nota de TD: Este artículo ha sido programado para autopublicarse a las 8 de la tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s