El diario de el paco · Religión

Tradicionales… y juanpablistas…

En respuesta al artículo publicado en El Correo de España como Cartas al Director, firmada por el P.Jesús Sánchez Sánchez.

Siempre que por estos sitios aparece un artículo de temática religiosa, sobre todo si el autor es un sacerdote, lo primero que hago es buscar en el texto “Concilio Vaticano” y “Juan Pablo”, y casi nunca falla porque casi siempre aparece uno o los dos términos de búsqueda, y por supuesto de forma laudatoria.

Vamos a ver Padre Sánchez, con todo respeto, no puede uno pretender hacer defensa de la Tradición, de la VERDADERA Iglesia Católica, ocultada, ensombrecida, eclipsada por ese travestido cuerpo extraño llamado “iglesia conciliar”, y al mismo tiempo ir diciendo que Juan Pablo fue un hombre santo cuando fue uno de los mayores demoledores de la Iglesia. La inopia e incompetencia intelectual de ustedes, sacerdotes, salvo raras excepciones, es exasperante, incluso entre los mejor intencionados, como sin duda supongo de usted.

Juan Pablo II propinando el ósculo de la infamia al corán. Los estultos o tal vez malvados, aunque sin duda sinvergüenzas conciliares lo venden como un acto de santidad.

La canonización de Wojtila es mas falsa que un billete del monopoli, o ya puestos, mas falsa que la afirmación de excomunión de Mons.Lefebvre, a cargo precisamente de Wojtila. Como sacerdote debería usted de estar informado de los graves defectos de forma del proceso de canonización de la iglesia conciliar, que ponen en duda el carácter de infalibilidad.

Archidemostrado está que Wojtila era un modernista mas de tomo y lomo, y el modernismo es una herejía amplia y contundentemente condenada por la Iglesia, por esa misma Tradición que pretende usted poner al lado del mismo Wojtila, como si el agua y el aceite se pudieran juntar.

Y archidemostrado está que la ideología o “fe” de Wojtila era precisamente de tipo gnóstico [1]. Puede que él no se diera cuenta, como ustedes sacerdotes conciliares que se creen paladines de la Tradición y no saben darse cuenta de que lo que profesan es una fe conciliar, pseudo-católica, pero no católica. Y es lo que ustedes propagan, en el mejor de los casos, no hablemos ya de los mas progresistas, pero estos se saben los revolucionarios que son, y ustedes se creen ser lo que no son.

Abran los ojos ya de una vez. De puro sentido común: no puede ser un santo el que va por ahí besando coranes públicamente y organizando aquelarres como los de Asís, entre otras muchas cosas. Si no se dan cuenta entonces es que son unos inopes intelectuales, y después de 50 años ya han tenido tiempo mas que suficiente para darse cuenta.

La Iglesia siempre enseñó que fe y razón van juntas y tienen que ir juntas. Si falta la primera se cae en las diversas formas de racionalismo, y si falta la segunda se cae en las diversas formas de fideismo. Pero es que ustedes la razón la dejaron encerrada en el baúl de los recuerdos. Y si no se ven con fuerzas pues pídanlas, que Dios en estas cosas da en abundancia y con presteza. Pero sepan, y lo saben, que para ello hay que estar dispuestos a hacer muchos sacrificios, porque hoy mas que nunca proclamar las verdades del barquero, que son las verdades de Dios a las que se opone la iglesia conciliar con astucia viperina, tiene consecuencias graves, empezando por la muerte civil y la persecución eclesiástica. Ustedes sabrán qué eligen y de qué lado se ponen, pero si se ponen del lado de Dios háganlo con todas las consecuencias, la primera de las cuales es hacerle la guerra a esa diabólica iglesia conciliar, enemiga de Jesucristo, con sus Wojtilas, sus Ratzingeres, sus Montinis y sus Roncallis, no digamos ya de sus Bergoglios y los que sigan, los mismos Bergoglios que ¿condenan? el “gender” al mismo tiempo que dicen “¿quién soy yo para juzgar?” y siguen llenando la Iglesia de maricones. Está claro que es usted de los que no tienen agallas, quizás ni siquiera cabeza, para cantarle las cuarenta al borracho[2] de la pampa.

La Iglesia Católica no dará muestras de haber vuelto a su pureza hasta que esas canonizaciones, y tantas otras, sean formalmente anuladas, y si fuera posible, todos esos pícaros tunantes sean excomulgados. Como debe ser severamente condenado ese maldito conciliábulo llamado Vaticano 2º. Si esto sucede, el mundo perseguirá a muerte a una Iglesia vuelta a su pureza, y probablemente llegue la hora en que la Esposa siga el mismo camino del Calvario que el Esposo. Pero por desgracia, con tanta lentitud, adormecimiento y cobardía esto no tiene visos de cambiar y la hora del Regreso pillará a la Iglesia institución como a las doncellas dormidas, y espiritualmente como un remanente disperso, puesto a salvo en el desierto tal como la mujer que dice el Apocalipsis.

Espabilen ya, que tienen a Jesucristo y a su Santa Madre ya cansados de tanto esperar.

En Cristo.

[1] El itinerario ideológico de Juan Pablo II hacia Asís

Gnosticismo. P. Sanchez Abelenda

Pedro, ¿me amas?

[2] En sentido religioso e ideológico.

Otra foto mas de la galería de la infamia de Wojtila: el aquelarre de Asís, acto de apostasía que llega a la blasfemia por ser la persona del Papa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s