Editorial · Nuevo Orden Mundial

La democracia liberal ha muerto. Aleluya.

El pucherazo se ha consumado en la mayor democracia del mundo, como sus nacionales gustaban de llamar con rimbombancia a su nación hasta ahora, porque en adelante tendrán que llamarla la mayor falsocracia del mundo.

Que ha sido un pucherazo como la copa de un pino lo saben todos a día de hoy, al menos en su fuero interno, otra cosa es que a unos muchos les paguen por negar la realidad de las cosas, y otros muchos sean tan estúpidos y cínicos que se sientan realizados haciéndolo.

Ni que fuera la primera vez, no solo en Usa sino mas o menos en todas y cada una de las democracias liberales, siempre se hicieron trampas, siempre estuvieron amañadas las elecciones. Algunas veces quedó patente, otras pasó todo desapercibido. Esta vez la novedad ha consistido en que el condenado a perder no se lo ha callado, al menos ha dado la pataleta aireando algo de la putrefacta inmundicia que lleva escondiéndose desde siempre bajo las moquetas de la timocracia.

El circo que han montado para tratar de maquillar lo que no se puede ocultar ha sido de un patetismo que causa estupor. Todos los medios pagados, en todos los países de la órbita anglosionista, para contar una mentira detrás de otra y de otra y de otra…

Para que al final los caraduras condenados a ganar, aunque auténticos perdedores, no tengan vergüenza, a la vista de todos, de encaramarse al trono que no se han merecido, por mas estúpido e inmoral que tenga el sistema de sufragio, sino que se lo ha puesto en bandeja de plata la formidable maquinaria de hacer trampas con que cuentan los hacedores de trucos de magia, esa mafia de ilusionistas que todo lo pueden a base de embustes, propaganda, soborno, chantaje, amenazas y muerte, esa raza de serpientes con el corazón podrido en lingotes de oro que a voluntad ponen y quitan presidentes, ministros, congresistas y si quisieran hasta el último bedel del último colegio rural.

Y todos a tragar trampas y mentiras, los useños y los demás que nos veremos afectados lo queramos o no ya que al fin y al cabo no somos mas que simples colonias de Usa, como la propia Usa está colonizada por la finanza anglosionista.

Por ver está la reacción de todos esos millones de useños con verdadero y viril sentimiento patriótico y armados hasta los dientes, una vez ha quedado patente que todo aquello en lo que durante generaciones y generaciones han creído no ha sido mas que una monumental mentira desde el principio, una vez ha quedado claro que tanto el Sr.Trump como su Make America Great Again no ha sido mas que un gatillazo. ¿Agacharán la cabeza, doblarán las manitas, ofrecerán sus posaderas? O al contrario, ¿la liarán parda, pelearán por el sueño americano hasta las últimas consecuencias?

Resumiendo: La farsa terminó y el aura del sueño americano se ha extinguido, y está muerta y enterrada compartiendo lápida con el mito de la democracia liberal que también ha desaparecido para no volver jamás. Todo ha sido una filfa y todo ha sido un engaño, siempre lo fue, y el circo público que se ha montado en el penúltimo pucherazo useño lo ha puesto en evidencia para todos y para siempre.

¿Y ahora qué, paladines de la democracia liberal? Mas que a los profesionales que se dedican a sacar tajada de los cuentos democráticos, se lo preguntamos al ciudadano medio, habitualmente entusiasta votante, o entusiasta de lo-que-sea si lo-que-sea es aquello que le dice la televisión que tiene que entusiasmarle. En fin, ¿y ahora qué, queridos, ahora qué? Porque la huida hacia delante la tenéis, no difícil, sino directamente cortada. Se acabó el circo, se terminó la comedia embustera de la democracia liberal, bendito sea Dios.

Nos llamasteis de todo menos guapos a los que veníamos advirtiéndoos, os burlasteis de nosotros y nos sometisteis al ostracismo. No quisisteis escuchar y ahora viene la hora de la verdad, de la justicia… y del dolor. Preparaos pues porque vais a sufrir, aunque lo mas triste es que la mayoría ni siquiera sabréis sacar un purificador provecho de las dificultades que vais a experimentar, sino que os dejaréis mangonear y manosear hasta que desaparezca de vuestro intelecto y de vuestro corazón el propio concepto de dignidad humana que tanto habéis cacareado. Si, desde luego los profetas también vamos a sufrir, como todos, pero ya lo sabíamos y al contrario que vosotros estamos preparados para padecer y morir con dignidad, si es necesario, antes que vivir postrados como animales a cuatro patas, que será vuestra elección.

La farsa se ha terminado. La democracia liberal solo fue un engañabobos de necesaria transición de una era en la que aun quedaba algo de luz y esperanza, como la llama de una vela, hacia una era de obscuridad en la que la Humanidad como tal, con la dignidad inherente al ser humano, habrá desaparecido… hasta que Dios le ponga remedio.

Mas os vale por tanto aprender a rezar, y a arrepentiros de todo corazón, y este es el último consejo que a día de hoy os podemos dar; por mas que lo volveréis a ignorar, no nos queda ninguna duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s