El diario de el paco

Moros en la basura

Hoy se me ha acumulado el trabajo en la oficina y he llegado tarde a casa, pero no quiero acostarme sin antes contar lo que a última hora de la tarde he visto mirando por la ventana de mi despacho, que es todo un escaparate del mundo, pues por aquí pasa de todo y desde aquí no se me escapa nada, como si fuera una ventana indiscreta.

Ha pasado un moro con su coche (hemos de suponer que es suyo), un coche moderno, no una tartana, y como justo abajo están los contenedores de basura se ha parado, se ha bajado, ha mirado, ha visto algo que le ha interesado fuera de los contenedores y lo ha metido en el maletero. Luego ha vuelto y se ha puesto a rebuscar dentro de los contenedores y algo también se ha llevado. No es la primera vez que veo a moros rebuscando en la basura, aunque es muy raro. Sigue leyendo “Moros en la basura”

El diario de el paco

Su sitio no es este

Antes que nada quiero agradecer a los amigos de Tradición Digital su modesto regreso y la invitación que me hacen para colaborar en lo que pueda, cosa que haré de modo sencillo y en forma de diario, contando las cosas que me pasan de vez en cuando para que al menos, al compartirlas, resulten menos pesadas cuando sean malas experiencias y mas satisfactorias cuando sean buenas, que no será lo habitual.

Quiero empezar contando lo que me ha pasado hoy saliendo de la oficina para la comida. Hoy tocaba restaurante y acudo a uno de los de confianza, pero como de costumbre me quedo fuera viendo el menú no vaya a ser que con lo delicado que soy para la comida lo que me ofrecen hoy no sea del todo de mi agrado y tenga que buscarme otra opción. Es tarde y no hay gente en la calle, salvo en el portón de enfrente que hay unos niños, de unos 11 años que al parecer están hablando con un negro que si  no mide 2 metros poco le falta. Sigue leyendo “Su sitio no es este”