Editorial · España

Destruir el mayor monumento de Franco

Basta el titular de una reciente noticia, que dice así:

Impuestos. Golpe a la clase media: la subida del IVA amenaza con su expulsión de la sanidad y educación privada.

Es estremecedor contemplar la ingenuidad (cuando no cobardía sutilmente enmascarada) de casi todos.

No se trata de gobiernos incompetentes, que por otra parte lo son. Pero no son incompetentes en su objetivo principal que es la de-li-be-ra-da (cumpliendo órdenes) destrucción de la economía (además de la Religión, de la familia, de la moralidad, de la cultura, de la raza, etc… ), creando así las condiciones que para imponerse necesita una dictadura demo-bolivariana manejada por la plutocracia globlal, y también la doméstica.

Sigue leyendo «Destruir el mayor monumento de Franco»

Actualidad · España

Recoger agua con redes

Tratar de detener el (supuesto) avance del coronavirus (o lo que sea, o no sea) es tan inútil como tratar de embolsar agua con redes. Tan inútil como tratar de detener la epidemia de gripe de todos los inviernos.

Si con la gripe nunca se hicieron confinamientos, ni se obligó a llevar mascarillas, ni se restringió el derecho de reunión y circulación, etc… ¿por qué sí con este virus (o lo que sea, o no sea)?

¿A qué estamos jugando? Porque de seguir así, mas que la salud pública lo que nos acabaremos cargando (del todo) será la economía.

La ilustre ciudadanía sin embargo ni espabila ni se le espera que espabile. Pero luego bien que se quejarán de la falta de trabajo, de la carestía y hasta del hambre.

Lo de los confinamientos y otras medidas no funciona. No solo es un hecho probado sino que es de sentido común que no funcione.

Pero somos tan brillantes que seguiremos usando redes para recoger agua.

Editorial · España

¿Qué esperabais, cobardes?

Fue la abundante Sangre derramada por Cristo la que, bajo el caudillaje de Franco, libró a España del terror socialista. Y después de tantos ultrajes y atropellos tanto a Cristo como a su caudillo Francisco Franco por parte de unos indignos herederos, llega la hora de la venganza y de la justicia: miserables descastados, ya que no queréis ni a Cristo ni a su caudillo, tampoco disfrutéis mas de los beneficios que con tantos y tantos sacrificios fueron alcanzados: en adelante conoceréis el terror, el hambre y el caos socialista.

La exhumación de los restos de Franco solo fue el principio. Dad por hecho todo lo que anuncian: expulsión de los monjes, cementerio civil, persecución al que diga la verdad, ilegalización de la Fundación Nacional Francisco Franco, demolición de la Cruz… Sigue leyendo «¿Qué esperabais, cobardes?»