Opinión

Trágala, trágala, vil obispón

por Postales del fin de los tiempos

De la cuarentena que sufrimos llaman la atención muchas cosas. En lugar destacado está la postura cobarde de la Iglesia católica, la española en particular.

El decreto de confinamiento, ilegal según algunos porque suspende el derecho de circulación, que no puede hacerse mediante una declaración de estado de alarma, dejaba libres las actividades religiosas, tomando las medidas adecuadas de separación. Los obispos fueron más allá enseguida, no solo eliminado las celebraciones litúrgicas públicas, sino cerrando las iglesias, en las que no se puede entrar tampoco para la oración privada o la visita al Sacramento.

En efecto, la iglesia ha dejado de ejercer sus derechos y nuestros autoridades civiles y los medios, gobernantes, impíos declarados, la han seguido pisoteando. Pues bien, a pesar de ello, la Iglesia de Cristo sigue mostrándose servil ante ellos. No se entiende, pero aquí están los hechos:

Sigue leyendo «Trágala, trágala, vil obispón»

Opinión

Golpe de estado antropológico

por Juan Manuel de Prada
en XL Semanal, 6 abril 2020

Escribir un artículo en las presentes circunstancias se torna una tarea ingrata; sobre todo cuando va a ser leído por sus destinatarios quince días después, como ocurre con los artículos que escribo para esta revista. Mientras empiezo a teclearlo, acaban de anunciar los partes médicos que en España han muerto durante el último día 738 personas víctimas del coronavirus. Ojalá cuando este artículo salga a la luz hayan empezado a disiparse estos nubarrones de pavorosa mortandad. Pero hay otros nubarrones acaso más negros y de más difícil disipación en los que nadie repara. Sigue leyendo «Golpe de estado antropológico»

Opinión

Distopía, Apocalipsis

glosando a Javier Barraycoa
extractos de la entrevista publicada en El Correo de España

Nota previa de TD: Lo que el profesor Barraycoa expresa en términos sociológicos como una distopía, desde una perspectiva religiosa bien pudiera parecer estar refiriéndose al mismísimo Apocalipsis, en su consideración mas popular, es decir, la etapa del reinado del Anticristo previa al regreso de Cristo como Juez y León de Judá. Es lo que algunos desde hace tiempo venimos planteando como áltamente probable para estos tiempos, una probabilidad que vemos afianzarse e incrementarse con el correr del tiempo y el devenir de los acontecimientos (señales de los tiempos). También venimos observando cómo ciertos autores e intelectuales son cada vez menos reservados, prudentes y esquivos, y mas diáfanos y tajantes a la hora de plantear esta cuestión. Invitamos a leer estos extractos teniendo en cuenta estos planteamientos, a la vez que nos atrevemos a compartir las glosas que nos inspiran. Como complemento proponemos la conferencia del mismo profesor Barraycoa sobre miedo y control social tomando por caso la pandemia producida por el coronavirus.

Sigue leyendo «Distopía, Apocalipsis»

Editorial · España · Religión

Constitución del 78: El eclipse de Dios

Un trabajo de José Luis Díez Jiménez.

Apostillas:

  1. El eclipse de Dios en España no tiene su raíz en la constitución del 78 sino en el Concilio Vaticano II y sus pérfidos frutos, siendo el mas insigne de ellos la misa conciliar bastarda. Es esa obra demoledora de la Iglesia la que explica la corrupción masiva y pandémica del clero y de ahí la corrupción masiva y pandémica de los fieles, quienes sin vigor espiritual y sin líderes religiosos dignos de tal nombre que los guiaran se vieron abandonados y sin criterios para resistir los embates del Enemigo y sus secuaces. Ante tamaña claudicación Satanás se apoderó de España, como lo hizo del resto de la ex-cristiandad, y ahora somos el hazmerreír del mundo y el parque de atracciones al que acuden los seres infernales a divertirse. La constitución del 78 es por tanto una consecuencia de aquel Concilio maldito, no hubiera habido un 78 si no hubiera sido removida una Iglesia Católica creyente y militante. Sigue leyendo «Constitución del 78: El eclipse de Dios»
Opinión

Elogio de los grandes sinvergüenzas

por Jacinto Choza
Revista Nuestro Tiempo, nums 229-230, julio – agosto de 1973.

Hace unos cuantos años que vengo notando en nuestra sociedad la falta de unos elementos claves para la buena forma psíquica de todos sus ciudadanos. Antes de que comenzase la floración literaria sobre los rasgos neuróticos de nuestro tiempo venía sintiendo una nostalgia imprecisa, que por fin he logrado saber a qué se refería: lo que nos faltan son grandes sinvergüenzas. Es lamentable, pero es así.

Si me dedico a escribir estas líneas es porque no se ha reconocido aún que los grandes sinvergüenzas han desempeñado en la historia un papel altamente benéfico. Digamos que escribo por una deuda de gratitud hacia ellos, por un «deber de justicia». Cuando faltan grandes sinvergüenzas, como es nuestro caso, la salud psíquica de los pueblos parece que se resiente de un modo alarmante.

Para no herir susceptibilidades, me voy a situar en el siglo XVI, que, sospecho, queda lo suficientemente lejano como para no desatar pasiones. Por ejemplo, una cuestión sucesoria puede tener tal efecto, pero si se trata de la sucesión de Felipe el Hermoso, cualquier contemporáneo podrá considerarla sin que se altere su ritmo cardíaco.

Pues bien, yo siento nostalgia de formidables sinvergüenzas como Lope de Vega y Felipe II. Fueron grandes sinvergüenzas y fueron inauténticos: mejor aún, en su inautenticidad estribaba su grandeza. De ninguno de ellos puede decirse que obrara siempre de acuerdo con sus convicciones más íntimas y sus más básicos principios, que es lo más definitorio de la actitud ética contemporánea llamada autenticidad. Sigue leyendo «Elogio de los grandes sinvergüenzas»