Editorial · Religión

Los verdaderos pirómanos de la Iglesia

Arde la catedral de París y ahora sollozan las legiones de liberales, de acatólicos nominales o “no practicantes”, y de no pocos idólatras de la identidad, todos bautizados que ya de forma activa, ya pasiva, no pierden la oportunidad en el transcurrir de sus vidas de abofetear y crucificar a Cristo una vez mas, crucificando y abofeteando a su Iglesia con cada palabra ociosa, con cada mentira asimilada, con cada negación de la Verdad, con cada omisión, con cada violación de la Ley de Dios que en su perversidad han santificado en este mundo moderno y último, tan semejante al primero de la caída del hombre, pues instituyéndose ellos mismos como jueces autosuficientes e infalibles del bien y del mal caen otra vez en la mortal trampa primera de la serpiente, jugando a ser lo que no son: diosecillos de tres al cuarto.

¿Por qué lloráis ahora, hipócritas? ¿No sabéis que lo que ha ardido ha sido un templo cristiano? Pero para vosotros no pasa de ser una postal entrañable, un icono cultural, un símbolo de la tradición identitaria, pero tradición con minúscula, tradición muerta, pues a Dios nadie le engaña y según como vivís, pensáis y creéis ya no sois cristianos sino apóstatas desde hace mucho tiempo, bautizados pero miembros muertos y traidores de una Iglesia que se enfila para encarar el último repecho de su particular Via Crucis; y vosotros no vais a estar allí. Sigue leyendo “Los verdaderos pirómanos de la Iglesia”

Opinión · Religión

Vaticano II. ¿Se puede curar una enfermedad con el virus que la produce?

por Miguel Ángel Yáñez
en Adelante la Fe

He de reconocer que, a veces, tengo una sensación encontrada cuando leo algunos manifiestos y artículos que, con una excelente intención, intentan clarificar algunos aspectos de la confusión reinante.

Y digo encontrada, porque a la vez que valoro lo que leo, en general recordatorios lúcidos y valientes de la doctrina ofuscada, cuando no negada, por el papa Francisco -y otros…-, percibo claramente que casi siempre falta “algo”, y, por lo general, también sobra “algo”; se convierten la mayor parte de las veces en una ocasión no aprovechada en su plenitud. Sigue leyendo “Vaticano II. ¿Se puede curar una enfermedad con el virus que la produce?”

Opinión · Religión

El hundimiento de la Iglesia

por Damián Galerón
en El Español Digital

Cuando impartía clases de historia en la Universidad, dejaba muy extrañado a los alumnos cuando les decía que el día que empezaran a observar que desde dentro de la iglesia, la jerarquía empezara a mostrar ciertas simpatías hacia el marxismo o la homosexualidad, o que los teólogos y profesores de las universidades católica empezaran a dudar de la historicidad del Evangelio o del propio Cristo, que cuando vieran eso, no tuvieran dudas que la iglesia entraba en un período de demolición interna que acabaría con ella tal y como la conocemos. Sigue leyendo “El hundimiento de la Iglesia”

Opinión · Religión

Curas sodomitas para la iglesia conciliar: seguirán los abusos a niños

Se sigue ignorando la causa profunda del problema de abusos de menores

por Carlos Álvarez Cozzi
en Adelante la Fe

Luego de una atenta lectura del informe final producido por la Cumbre vaticana entre Francisco y los presidentes de todas las Conferencias Episcopales del mundo se podrá coincidir con parte o con todo el diagnóstico y con las buenas intenciones de los prelados de terminar con estos abusos y con la tolerencia cero. Sigue leyendo “Curas sodomitas para la iglesia conciliar: seguirán los abusos a niños”

Editorial · Religión

Religiones de andar por casa

Teológicamente hablando (y siendo la buena teología la mas suprema de las ciencias nunca la tenemos en cuenta) el error no tiene derechos y las sociedades no tienen derecho a no rendir homenaje al Criador y Soberano de todas las cosas, es decir no confesar la Divina Majestad e Imperio de Cristo. Esa es la Gran Injusticia, la del hombre soberbio, que hace caso del padre de la mentira (y el mas soberbio de los seres), que vive de espaldas al Creador, viviendo la religión del hombre que se hace dios en lugar de la verdadera religión del Dios que se hace Hombre. Por eso del que buen árbol se aleja a tremendas intemperies se expone, y expuestos estamos. Por eso los hijos del pecado, las tinieblas que huyen de la luz porque sus obras son malas, dicen que “la religión, cada uno en su casa”, porque aman hacer el pecado y la religión conlleva la práctica de la virtud, a lo que los pecadores no están dispuestos. Sigue leyendo “Religiones de andar por casa”