El diario de el paco · Religión

Tradicionales… y juanpablistas…

En respuesta al artículo publicado en El Correo de España como Cartas al Director, firmada por el P.Jesús Sánchez Sánchez.

Siempre que por estos sitios aparece un artículo de temática religiosa, sobre todo si el autor es un sacerdote, lo primero que hago es buscar en el texto “Concilio Vaticano” y “Juan Pablo”, y casi nunca falla porque casi siempre aparece uno o los dos términos de búsqueda, y por supuesto de forma laudatoria.

Vamos a ver Padre Sánchez, con todo respeto, no puede uno pretender hacer defensa de la Tradición, de la VERDADERA Iglesia Católica, ocultada, ensombrecida, eclipsada por ese travestido cuerpo extraño llamado “iglesia conciliar”, y al mismo tiempo ir diciendo que Juan Pablo fue un hombre santo cuando fue uno de los mayores demoledores de la Iglesia. La inopia e incompetencia intelectual de ustedes, sacerdotes, salvo raras excepciones, es exasperante, incluso entre los mejor intencionados, como sin duda supongo de usted.

Sigue leyendo «Tradicionales… y juanpablistas…»

Editorial · España · Religión

El problema es de tipo religioso

Teníamos la intención de comentar brevemente al artículo Visca la Mare de Déu del Pilar, columna d’Espanya! de Dolça Catalunya, pero como nos ha salido un poco largo aprovechamos para publicarlo aquí.

Felicidades a las Pilares, a la Guardia Civil y a todos los españoles, que todo vaya bien especialmente en Barcelona hoy.

Juan Pablo II fue un pésimo pastor y Papa, como todos sus antecesores y sucesores conciliares. Forman todos parte del neo-modernismo conciliar que destruyó la fe de muchísimos. De hecho el problema de España, su debilidad, confusión y sometimiento, y por ende el problema de Cataluña, proviene del mismo problema de la Iglesia a raíz del Concilio Vaticano II en el que triunfó el progresismo y a través de la ocupación (podríamos decir posesión, incluso diabólica) de la jerarquía (todo el clero, salvo insignificantes excepciones) mediante la cual hombres perversos de Iglesia, con la colaboración de otros tantos tan bienintencionados como engañados, confundidos, manipulados y utilizados consiguieron protestantizar de hecho a la feligresía y a la misma Iglesia visiblemente hablando. Los católicos hoy, mas que neo-católicos reciben mejor el apelativo de neo-protestantes, general y mayoritariamente hablando, pero ni los propios católicos ni la gente del común lo saben, he ahí la eficacia el engaño. Es decir, que les han educado en una fe que es una adulteración (una fe descafeinada en el mejor de los casos) de la verdadera fe católica pero ellos creen que están en la verdadera fe católica. Esto se ve en todas las reformas llevadas a cabo por el concilio, en sus documentos, en la praxis religiosa de los fieles de hoy, incluso en el modo de vivir de muchos de ellos (sobre todo los católicos nominales que creen que ser católico es como ser un hincha de un club de fútbol) y sobre todo en la liturgia. Sigue leyendo «El problema es de tipo religioso»