Opinión · Religión

Clerigalla

por Juan Manuel de Prada
publicado en ABC el 30 de septiembre de 2017

En su admirable Exégesis de los lugares comunes, Léon Bloy nos hacía el retrato de cierto tipo de clérigo remilgadito y lamerón a quien no interesa otra cosa sino halagar al mundo. Algunos pasajes de este retrato vitriólico mantienen una vigencia perturbadora: «Lo más sorprendente, desde mi punto de vista, es la agilidad de gacela con la que salta todos los obstáculos: los doce artículos del Credo, las Escrituras, la tradición, el culto a los santos, la penitencia, las postrimerías, el infierno y varias antiguallas más sobre las que no vale la pena insistir. La filosofía moderna, en cambio, le resulta de gran ayuda y sustituye con ventaja a la Revelación. Con ella, uno está seguro de cautivar a su público, especialmente si se dejan caer con cuidado algunas alusiones discretas a las ventajas de la democracia y a la tolerancia ilustrada de los gobernantes. Del Amor Divino, ni palabra. Así y no de otro modo es como se anuncia la Palabra de Dios. Generalmente me duermo y ronco de admiración».
Sigue leyendo «Clerigalla»

Formación

El veneno liberal

Programa en el canal de Aquí la voz de Europa en Youtube, del 17 de enero de 2021. El audio se puede descargar aquí.

Qué es el liberlismo, cómo se ha infiltrado en la sociedad, en la Derecha (aunque no solo en ella) y qué consecuencias negativas está teniendo. Hablaremos de historia, de política, de religión, de economía y, en general, de las mentiras de esta ideología ¿es cierto que nació en Salamanca, como pretenden sus defensores? ¿qué defienden realmente Escuelas liberales como la Austríaca? Una crítica al liberalismo desde el tradicionalismo católico con nuestro invitado, Daniel Marín Arribas, autor del libro “Destapando al liberalismo”.

Lo recomendamos ampliamente en especial para los que no tengan una formación suficientemente sólida en este tema, no sin antes hacer las siguientes:

Importantes observaciones:

  1. La formación de Daniel M.Arribas en general es buena aunque nos da la impresión de que no le han faltado fuentes o perspectivas modernistas, precisamente liberales. Un católico* no puede afirmar, como hace el ponente, que la fe debe permanecer en el ámbito privado e individual de la persona: porque esa afirmación se carga toda la doctrina del Reinado de nuestro Señor Jesucristo; porque es una afirmación precisamente liberal, o propia del mal llamado “catolicismo liberal”; porque como todo lo modernista y “liberal-católico” viene a corromper y adulterar la esencia misma de la Santa Religión, confundiendo sobre la misma.
  2. Del mismo modo, y como es lugar común entre la mayor parte de los intelectuales católicos contemporáneos, de obediencia conciliar en todos los sentidos, es inapropiado citar a Juan Pablo II sin advertir oportunamente que se trató de un Papa que hizo enorme daño a la Iglesia precisamente por su mentalidad y espiritualidad modernistas, liberal en la parte que le toca. Que no fuera malo el 100% de cuanto hizo y dijo no quita que en suma su papado resultó enormemente destructivo y que en suma no se trata de un Papa, sacerdote y católico que se pueda presentar como ejemplo y modelo de virtudes cristianas (mucho menos de forma heroica) a los cristianos de buena fe. Sabemos perfectamente qué, como todas las canonizaciones a partir de las reformas del Concilio Vaticano 2º, la de Karol Wojtila dista mucho del carácter de infalibilidad. Y sabemos perfectamente que esa canonización, como tantas otras, fue una operación política con la que se trataba, cual vulgar acto de propaganda mas, de santificar algo tan nefasto para la Iglesia como fue aquel conciliábulo.

* Un católico siempre es tradicional, y si no es tradicional no es un católico pleno e íntegro. La catolicidad lleva implícito su carácter necesariamente tradicional, mientras que el llamado “catolicismo conciliar” es en la práctica un mero pseudo-catolicismo en tanto en cuanto rompe de facto con la Sagrada Tradición, entre otras razones.

Editorial · Religión

El profesor Miguel Ayuso sobre el Concilio Vaticano 2º (y apostillas)

Fragmento del programa nº 48 de Lágrimas en la lluvia (2011) sobre el post-concilio en el que el profesor Miguel Ayuso describe certeramente el latrocinio que fue el Concilio Vaticano 2º, ese desastroso colector modernista de herejías

Editorial · España · Religión

El problema es de tipo religioso

Teníamos la intención de comentar brevemente al artículo Visca la Mare de Déu del Pilar, columna d’Espanya! de Dolça Catalunya, pero como nos ha salido un poco largo aprovechamos para publicarlo aquí.

Felicidades a las Pilares, a la Guardia Civil y a todos los españoles, que todo vaya bien especialmente en Barcelona hoy.

Juan Pablo II fue un pésimo pastor y Papa, como todos sus antecesores y sucesores conciliares. Forman todos parte del neo-modernismo conciliar que destruyó la fe de muchísimos. De hecho el problema de España, su debilidad, confusión y sometimiento, y por ende el problema de Cataluña, proviene del mismo problema de la Iglesia a raíz del Concilio Vaticano II en el que triunfó el progresismo y a través de la ocupación (podríamos decir posesión, incluso diabólica) de la jerarquía (todo el clero, salvo insignificantes excepciones) mediante la cual hombres perversos de Iglesia, con la colaboración de otros tantos tan bienintencionados como engañados, confundidos, manipulados y utilizados consiguieron protestantizar de hecho a la feligresía y a la misma Iglesia visiblemente hablando. Los católicos hoy, mas que neo-católicos reciben mejor el apelativo de neo-protestantes, general y mayoritariamente hablando, pero ni los propios católicos ni la gente del común lo saben, he ahí la eficacia el engaño. Es decir, que les han educado en una fe que es una adulteración (una fe descafeinada en el mejor de los casos) de la verdadera fe católica pero ellos creen que están en la verdadera fe católica. Esto se ve en todas las reformas llevadas a cabo por el concilio, en sus documentos, en la praxis religiosa de los fieles de hoy, incluso en el modo de vivir de muchos de ellos (sobre todo los católicos nominales que creen que ser católico es como ser un hincha de un club de fútbol) y sobre todo en la liturgia. Sigue leyendo «El problema es de tipo religioso»