Editorial

Rusia, Europa, Iglesia y Parusía

El portazo en la cara que le han dado los rusos a los Testigos de Jehová nos ha inspirado algunas reflexiones que queremos compartir con nuestros lectores.

Los rusos siempre tuvieron su propio carácter y lo siguen manteniendo, habiendo quedado claro una vez mas que no les tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones, por mas que digan, critiquen, protesten y pataleen los globalizadores, sus mortales enemigos (y en realidad enemigos de todo lo bueno que aun quede en este mundo), los cuales no han conseguido todavía encontrar el modo de darle caza al oso. Sigue leyendo “Rusia, Europa, Iglesia y Parusía”

El diario de el paco

Moros en la basura

Hoy se me ha acumulado el trabajo en la oficina y he llegado tarde a casa, pero no quiero acostarme sin antes contar lo que a última hora de la tarde he visto mirando por la ventana de mi despacho, que es todo un escaparate del mundo, pues por aquí pasa de todo y desde aquí no se me escapa nada, como si fuera una ventana indiscreta.

Ha pasado un moro con su coche (hemos de suponer que es suyo), un coche moderno, no una tartana, y como justo abajo están los contenedores de basura se ha parado, se ha bajado, ha mirado, ha visto algo que le ha interesado fuera de los contenedores y lo ha metido en el maletero. Luego ha vuelto y se ha puesto a rebuscar dentro de los contenedores y algo también se ha llevado. No es la primera vez que veo a moros rebuscando en la basura, aunque es muy raro. Sigue leyendo “Moros en la basura”

Editorial

Blasfemias liberales

Algunos liberales se quejan [1] de que occidente se está sometiendo a las leyes de la blasfemia. Cuando en realidad ya quisiéramos. Arguyen que eso de meterse con las cosas supuestamente santas es una reminiscencia del pasado y estaba siendo completamente olvidado:

En Occidente, la blasfemia como delito penal lleva siglos considerándose en general una reliquia del pasado. En una sociedad mayoritariamente atea, pocas personas se ofenden por los comentarios o actos blasfemos. Los cristianos no se lanzan sobre los supuestos blasfemos con pistolas y cuchillos, y a las editoriales no les preocupa “ofender” a los cristianos.

Claro, hasta que llegaron los moros [2] y con ellos el escándalo:

Sigue leyendo “Blasfemias liberales”