Opinión

Elogio de los grandes sinvergüenzas

por Jacinto Choza
Revista Nuestro Tiempo, nums 229-230, julio – agosto de 1973.

Hace unos cuantos años que vengo notando en nuestra sociedad la falta de unos elementos claves para la buena forma psíquica de todos sus ciudadanos. Antes de que comenzase la floración literaria sobre los rasgos neuróticos de nuestro tiempo venía sintiendo una nostalgia imprecisa, que por fin he logrado saber a qué se refería: lo que nos faltan son grandes sinvergüenzas. Es lamentable, pero es así.

Si me dedico a escribir estas líneas es porque no se ha reconocido aún que los grandes sinvergüenzas han desempeñado en la historia un papel altamente benéfico. Digamos que escribo por una deuda de gratitud hacia ellos, por un «deber de justicia». Cuando faltan grandes sinvergüenzas, como es nuestro caso, la salud psíquica de los pueblos parece que se resiente de un modo alarmante.

Para no herir susceptibilidades, me voy a situar en el siglo XVI, que, sospecho, queda lo suficientemente lejano como para no desatar pasiones. Por ejemplo, una cuestión sucesoria puede tener tal efecto, pero si se trata de la sucesión de Felipe el Hermoso, cualquier contemporáneo podrá considerarla sin que se altere su ritmo cardíaco.

Pues bien, yo siento nostalgia de formidables sinvergüenzas como Lope de Vega y Felipe II. Fueron grandes sinvergüenzas y fueron inauténticos: mejor aún, en su inautenticidad estribaba su grandeza. De ninguno de ellos puede decirse que obrara siempre de acuerdo con sus convicciones más íntimas y sus más básicos principios, que es lo más definitorio de la actitud ética contemporánea llamada autenticidad. Sigue leyendo “Elogio de los grandes sinvergüenzas”

Actualidad · Mujer · Religión

Macho Connery

Para que los y las idiotas giliprogres y femiestalinistas no se rasguen las vestiduras antes de tiempo queremos dejar bien claro que no estamos haciendo ningún tipo de apología de ningún tipo de violencia doméstica con este artículo, cuyo vídeo por cierto ni siquiera es nuestro sino que está libremente a la disposición de todos en Youtube, y cuyas declaraciones tampoco son nuestras sino del actor Sean Connery. Y ahora nuestro comentario:

¿Vuelve el hombre? Depende…

Como buen escocés a Sean Connery le gustará el whisky y, no tanto por calidad gustativa sino por otros motivos, probablemente tendrá algunas botellitas en su bodega de whisky Dyc, por aquello de que es gente sin complejos.

Como mínimo es lo que se puede aprender: no dejarnos arrinconar por la criminal corrección política. No sabemos si después se habrá arrepentido como el veleta de Clint Eastwood hizo con la escena de la “violación” en su película “Infierno de cobardes”; de cobardes, Clint, de cobardes… En cualquier caso si alguien se atreviera a hablar así hoy día el hembrismo militante junto a sus cómplices huelebragas de todo pelaje lo lapidarían ipso facto en la plaza pública, la plaza pública de los medios de confusión, engaño y adoctrinamiento anticrístico y los correspondientes juzgados donde se imparte todos los días injusticia a los ojos de Dios. Sigue leyendo “Macho Connery”

Actualidad · España

Libertad de expresión demo-masónica

El autor del poema machista a Irene Montero, condenado a pagarle 50.000 euros

Es la doble vara de medir de la democracia: libertad de expresión… para lo que nos interesa. Pero somos tan tontos, cobardes y traidores que hasta nos lo merecemos. Ya se sabe como actúa la revolución y en este caso con barniz progre: estando en minoría y debilidad apelan a los rimbombantes derechos humanos de la fraternidad universal y bla bla, pero cuando están el poder se quitan la careta para enseñar su rostro de bestias sedientas de sangre y donde dije “libertad de expresión” ahora digo “libertad de decir lo que a nosotros nos convenga y lo que no nos convenga no tiene libertad de ser expresado”.
Sigue leyendo “Libertad de expresión demo-masónica”

Actualidad

Twitter comienza la purga de sus usuarios violentos y racistas

En El mundo.

Entiéndase por violento o racista denunciar las aberraciones sexuales o la invasión perfectamente planificada, es decir, la aniquilación mediática del disidente.

Es de suponer que la cuenta de Twitter de Tradición Digital (la única red social en la que participamos, no nos gustan las redes sociales) como tantas otras tarde o temprano acabará siendo censurada.

Y luego hablan mal de las dictaduras… salvo que sea la dictadura democrática. Y mientras tanto la gente sigue danzando frenéticamente el baile de la democracia. Pues danzad, danzad…