Varios

Junqueras, el católico

La frase: “Dedico mi tiempo a la reflexión y, como católico, a la oración” (Junqueras desde la cárcel)

Pobre infeliz. El católico es humilde y ama a Dios por encima de todo, incluyendo a lanació de mentirijilla y a sus criminales Companys. Amar a Dios significa amar sus mandamientos, y significa amar la verdad y la justicia, opuestas ambas a la locura nacionalista de la que están enfermos todos estos pobres infelices. El católico de verdad siempre está dispuesto a la conversión, pero para eso hace falta mucho, sobre todo humildad y a este pobre Junqueras no se le ve la humildad ni la verdad ni la justicia por ningún lado, sino que creyéndose buen católico sigue adorando a su becerro de oro. Pobre infeliz.

Anuncios
Actualidad · España

La violencia separatista en España siempre tiene premio

Es la vieja táctica, tantear o mas bien ir dejando las cosas caer a través de “anónimas fuentes del gobierno”, en confidencias a la prensa extranjera mientras que oficialmente se niega todo conocimiento, como en la famosa serie televisiva de los expedientes X. Parece que últimamente lo hacen a través de periódicos de la pérfida invasora de Gibraltar y la correa de transmisión en España es el ABC.

El Gobierno, dispuesto a negociar un pacto fiscal para Cataluña, según «The Guardian» | ABC

Vergüenza de país setentayochesco.

 

España · Opinión

Del ridículo al martirio y el heroísmo

por Pío Moa

Como nuestros políticos y periodistas apenas tienen idea de la historia de su propio país, más allá de cuatro tópicos, por lo general falsos, conviene intentar ilustrarles (aunque supongo que será en vano) en relación con el separatismo catalán y las perspectivas actuales. Son muchos los que se alegran del ridículo que vienen haciendo los golpistas y de la persecución judicial a algunos de ellos, y creen que el problema está prácticamente resuelto. Pues bien, presten atención: Sigue leyendo “Del ridículo al martirio y el heroísmo”

España · Opinión

Reflexiones finales sobre la deriva catalana

por Juan Laborda

Parecía imposible, pero la realidad nos ha acabado desbordando, por lo menos a mí, debo reconocerlo. El episodio de este viernes, donde el gobierno de la Generalitat se ha hecho el harakiri, ha sido la traca final. ¿Cómo ha sido posible tanto despropósito? ¿Cómo se puede entender que una parte de la ciudadanía catalana, de manera activa, haya sido copartícipe de un proceso autodestructivo de semejante calado? Aún no son conscientes de que a partir de ahora las reglas del juego han cambiado, de que ya nada podrá ser igual. La deslealtad institucional, el pasarse por el forro la legalidad constitucional, pasará factura a todos aquellos que desde su arcadia imaginaria soñaron con un imposible, la independencia de Cataluña. Pero además afectará al devenir del resto de españoles. Si no estamos atentos y empezamos a ser exigentes con nuestros políticos, nos la querrán meter doblada, por enésima vez. Sigue leyendo “Reflexiones finales sobre la deriva catalana”