Editorial · España

¿Qué esperabais, cobardes?

Fue la abundante Sangre derramada por Cristo la que, bajo el caudillaje de Franco, libró a España del terror socialista. Y después de tantos ultrajes y atropellos tanto a Cristo como a su caudillo Francisco Franco por parte de unos indignos herederos, llega la hora de la venganza y de la justicia: miserables descastados, ya que no queréis ni a Cristo ni a su caudillo, tampoco disfrutéis mas de los beneficios que con tantos y tantos sacrificios fueron alcanzados: en adelante conoceréis el terror, el hambre y el caos socialista.

La exhumación de los restos de Franco solo fue el principio. Dad por hecho todo lo que anuncian: expulsión de los monjes, cementerio civil, persecución al que diga la verdad, ilegalización de la Fundación Nacional Francisco Franco, demolición de la Cruz… Sigue leyendo «¿Qué esperabais, cobardes?»

Actualidad · España

Y llegó el cambio

Nueva consejera de Cs, sobre la Semana Santa: “Son desfiles de vanidad y rancio populismo cultural” | Libertad Digital

Sí, menudo cambio.

Y lo mas doloroso es que tiene razón cuando denuncia la doble moral o religiosidad frívola que no es solo vicio de los cofrades y andaluces sino de todos los españoles que solo son algo católicos por Semana Santa y Navidad. Esto es evidente porque si los españoles hubieran permanecido católicos no estaríamos en estas ni tendríamos que aguantar a estas tiarronas petardas despotricando a diestro y ultra diestro sin el menor amago de esconder el odio que sienten a toda muestra de religiosidad, sea sincera o no. A fin de cuentas actúa como lo que es, una buena socialista, porque esta gentuza de C’s no son mas que capullos socialistas en color naranja, ni mas ni menos.

Y el plan reemplazo de cambiarlo todo para que nada cambie está cada vez mas claro: sustituir al partido socialista de toda la vida por otro de color naranja de nuevo cuño que haga el mismo papel durante otros 40 años, y al partido socialista acomplejado por otro idem de color pistacho.

Y a rio revuelto ganancia de pescadores, aunque el sector patrio, mas hormonado que cerebrado como es tradición, sin saber ver la oportunidad, porque somos así de básicos y elementales.