Editorial · Nuevo Orden Mundial

El autoretrato que viene

Los esbirros de Satanás, espoleados por su amo, están decididos a dar el golpe final…

Pronto obligarán a todos a ponerse la vacuna… para así poder acceder al pasaporte sanitario… con el que poder comprar y vender… con el que poder ser considerado un respetable y sobre todo homologado ciudadano borrego… con el que poder optar a la prometida renta limosna básica universal…

Por el contrario, a los fascistas e insolidarios salvajes que se nieguen a dejarse marcar como ganado… a los campos de concentración con ellos y a confiscarles sus bienes, por ser un peligro público.

Y después… la solución finalSigue leyendo «El autoretrato que viene»

Editorial · España

¿Qué esperabais, cobardes?

Fue la abundante Sangre derramada por Cristo la que, bajo el caudillaje de Franco, libró a España del terror socialista. Y después de tantos ultrajes y atropellos tanto a Cristo como a su caudillo Francisco Franco por parte de unos indignos herederos, llega la hora de la venganza y de la justicia: miserables descastados, ya que no queréis ni a Cristo ni a su caudillo, tampoco disfrutéis mas de los beneficios que con tantos y tantos sacrificios fueron alcanzados: en adelante conoceréis el terror, el hambre y el caos socialista.

La exhumación de los restos de Franco solo fue el principio. Dad por hecho todo lo que anuncian: expulsión de los monjes, cementerio civil, persecución al que diga la verdad, ilegalización de la Fundación Nacional Francisco Franco, demolición de la Cruz… Sigue leyendo «¿Qué esperabais, cobardes?»

Religión

Pastores asalariados

por  Marcel Flavius – presbyter
en Desde mi campanario

Sermón del Domingo del Buen Pastor

Jn 10, 11-16

En aquel tiempo dijo Jesús a los fariseos: Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.

Pero el asalariado, que no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo hace presa en ellas y las dispersa, porque es asalariado y no le importan nada las ovejas.

Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí, como me conoce el Padre y yo conozco a mi Padre y doy mi vida por las ovejas.

También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor.

Sigue leyendo «Pastores asalariados»